El consumo de mate se remonta a los pueblos originarios guaraníes y hoy es una costumbre esencial entre todos los argentinos, un rito social del compartir, del pasar de mano en mano, acompañante ideal de una buena y larga conversación, indica el proyecto.

La RYM, que abarca el norte de Corriente y toda Misiones, además de su intrínseco contenido de turismo rural, cultural, histórico y productivo, conecta con otros atractivos turísticos de ambas provincias, entre los que destacan las Cataratas del Iguazú, los saltos del Moconá, la Ruta de las Misiones Jesúiticas y los Esteros del Iberá.

El presidente de la Asociación Ruta de la Yerba Mate, Alejandro Gruber, principal impulsor de la declaración legislativa, dijo que hacia el exterior “representa a la Argentina a través de la Cancillería y el Instituto Nacional de Promoción Turística como un Producto Exportable, y es considerada un bien que permite la importación de servicios turísticos”. En este sentido, indicó que se trata del “producto más antiguo, autóctono, auténtico y representativo del país” y no dudó en definirlo como “el oro verde”.

En lo turístico, la RYM involucra a alojamientos, empresas de viajes, gastronomía, pequeños comercios y paisajes, además de los productores yerbateros, y se extiende a otras actividades como la agroindustrias, transportes, cultura y la vida cotidiana de muchos argentinos.

“Para descubrir, entonces, los orígenes de esta costumbre tan típicamente argentina (que también se comparte –porque así es el mate- con los vecinos países del Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil) -sigue- hay que emprender la Ruta de la Yerba Mate”, en las las provincias argentinas donde se cultiva y se elabora este producto.

Luego, afirma que “se trata de un itinerario cultural, productivo y gastronómico único en el mundo, que atraviesa campos de tierra roja y vegetación abundante, maravillas naturales y patrimonios de la humanidad”, con “mitos y tradiciones de un pueblo que echa raíces sobre la base de culturas pre-hispánicas, legados jesuíticos, gauchos criollos y colonos inmigrantes europeos”.

El presidente de la Asociación RYM dijo que, con esta ley “Misiones tiene la posibilidad histórica de llevar este producto propio y único al reconocimiento final de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad”, para lo que desde esa entidad iniciaron el proceso en 2017.

Vale mencionar que la Asociación Civil “Sueño para Misiones” continúa trabajando para erradicar el trabajo infantil en la industria de la Yerba Mate en Misiones. Podés conocer más acerca de esta problemática en este link: https://www.elfederal.com.ar/continua-la-lucha-para-erradicar-el-trabajo-infantil-en-la-produccion-de-yerba-mate/