Por Leandro Vesco / Fuente: InfogeI

La empresa láctea Verónica presentó la primera leche funcional larga vida (UAT). Se trata de un producto logrado a partir de la tecnología desarrollada por investigadores del INTA Balcarce que, a partir de la alimentación animal en el tambo, incorpora propiedades protectoras de la función cardiovascular, antitumorales y antidiabetogénicas.

Para Francisco Anglesio, presidente del INTA, “es un orgullo que un producto con estas características y elaborado con tecnología desarrollada por el INTA, pueda llegar a todos los hogares del país”.

En este sentido, Anglesio expresó que “lograr que esta leche funcional, que naturalmente beneficia a la salud del consumidor, llegue a todo el país fue posible gracias al compromiso de los investigadores y al trabajo de articulación público-privada con la empresa Verónica”.

Resultado de una alimentación estratégica en el ganado bovino y caprino permitió obtener leche con ácidos linoleicos conjugados (CLA), un conjunto de ácidos grasos beneficiosos para la salud cardiovascular y el sistema inmunológico. Además, posee promisorias propiedades antitumorales y antidiabetogénicas, que permanecen en el producto aun luego de un proceso de pasteurización.

Gerardo Gagliostro, especialista del INTA Balcarce y líder de la investigación, señaló que “estos lácteos no constituyen un medicamento, sino una medida preventiva, capaz de funcionar como un eslabón más de una cadena de alimentación sana y hábitos saludables de vida”.

Los beneficios de la leche funcional parten en la alimentación animal, y no son agregados a través de un proceso industrial. “La ventaja es que se genera un producto natural, en lugar de una leche con aditivos químicos”, expresó Gagliostro quien aseguró que “como resultado, se obtiene una leche con menor contenido graso y con mayores niveles de CLA”.

Con una producción anual de 300 millones de litros y luego de cuatro años de desarrollo, investigación y pruebas Verónica lanza la primera leche CLA al mercado argentino. Mariel Espiñeira, directora y líder del proyecto de la empresa Verónica, indicó que “la empresa destinará el 10% del total de la producción a la elaboración de leches con alto CLA”.

“Producimos la leche CLA únicamente en tambos propios, seleccionados y adaptados para este importante desarrollo y bajo supervisión de técnicos del INTA”, aseguró Espiñeira para quien “esta innovación ubica a la Argentina y, a la región, en una tendencia mundial que tienen como objetivo una alimentación equilibrada, saludable y, sobre todo, natural”.

El desarrollo de la “súper leche” recibió el primer premio que otorga la Fundación ArgenINTA a la Calidad Agroalimentaria en la categoría Investigación en Inocuidad y Calidad, y ya se encuentra en las góndolas de los principales supermercados de nuestro país. Cuidarse ahora será más fácil.