La histórica formación a vapor, con capacidad para 120 pasajeros y desde la cual se recorren la estepa y los valles de la Comarca Andina de Chubut, ofrece recorridos que conectan Esquel, Nahuel Pan, El Maitén y Desvío Bruno Thoma.

Desde el inicio de las vacaciones de invierno, La Trochita ofrece salidas desde Esquel y El Maitén los martes, jueves y sábados, pero a raíz de la alta demanda por parte de los turistas, se añadió esta salida de viernes.

El tramo entre El Maitén y Desvío Bruno Thoma es de 52 kilómetros de ida y vuelta y se lo recorre en unas 2 horas 30 minutos, con partidas desde la primera estación a las 14 y 16.45, en tanto el recorrido Esquel-Nahuel Pan tiene partidas a las 10 y a las 13.

La tarifa general es de 670 pesos, 400 para niños entre seis y 12 años, 480 para jubilados y estudiantes universitarios, 340 para residentes en la Comarca Andina. Los menores de cinco años pueden viajar gratis. El Viejo Expreso Patagónico, que cuenta con un servicio de guías y coche comedor, también permite que los turistas visiten instalaciones de talleres y estaciones y su museo.

La Trochita, nombre popular con el que se conoce al Viejo Expreso Patagónico, fue creada hace 72 años y tras un año sin circular volvió a prestar el servicio en 1994, gracias a un proyecto turístico. Mantiene su formato original de mediados del siglo XX, de pequeños vagones y una locomotora a vapor, que circulan por vías con trocha angosta de 75 centímetros.

Recordemos que La Trochita llamó la atención del escritor Paul Theroux, quien la retrata en el clásico de la literatura universal “El Viejo Expreso de la Patagonia”.