Fuente: Télam

Se trata del joven Diego Armando Cari, de 33 años y habitante de la Comunidad de Agua Chica -un poblado ubicado a unos 22 kilómetros de Abra Pampa- que empezó a estudiar en 2013 la tecnicatura en Seguridad e Higiene Laboral, y se graduó con un promedio superior a 7 en la casa de altos estudios que funciona gracias a un convenio entre la Asociación civil Warmi y la Universidad Siglo 21.

“No esperaba ser el primer egresado”, afirmó el joven en una nota publicada en el portal de noticias Telám y señaló que sus inicios en el ámbito universitario “no fueron nada fácil” ya que tuvo que adaptarse a las exigencias de cursado de una carrera universitaria y a los campos virtuales que se utilizan para el dictado de las clases.

El joven, que logró completar la carrera en el plazo de dos años y medio, contó que una vez a la semana se acercaba al Centro, a las clases presenciales, y “aprovechaba de las máquinas y la conexión a Internet para descargar el material, hacer consultas y tener en orden los apuntes, para luego estudiar varias horas durante la semana”.

El Centro Universitario, inaugurado en 2012, se trata de la primer “Universidad Coya” del país, un espacio con unos 50 estudiantes que cuenta con las herramientas para que los jóvenes de comunidades originarias de la zona se realicen profesionalmente sin abandonar sus lugares de origen.

Cari, que es papa de Saín, de 7 años, y Sol, de 3, expresó que tener la posibilidad de estudiar “te abre muchas puertas; te ayuda a encarar proyectos que tienen como objetivo mejorar desde cada lugar”, y anunció que su próximo objetivo es seguir la Licenciatura y “ayudar a afrontar los desafíos a la comunidad de Abra Pampa”.

Por su parte, la dirigente social Rosario Quispe -una de las principales impulsoras de la creación de la casa de estudios- consideró que “contar con una universidad que esté en la Puna ya era una gran alegría”, y contó que “junto con los padres y los jóvenes que tenían la esperanza de poder estudiar sin tener que alejarse de sus casas ” construyeron “al principio una primera aula y así de a poco terminamos las obras edilicias”.

Hoy estudian allí más de 50 jóvenes puneños. “Muchos de ellos llegan una vez a la semana o solo vienen a bajar su material de estudio y vuelven nuevamente a rendir las materias. Hay que tener en cuenta que la mayoría son papás y mamas que además de vivir a varios kilómetros de la zona tienen su responsabilidades diarias”, explicó Quispe.

Cabe destacar que el Warmi Huasi Yachana funciona a través de un convenio con la Universidad Siglo 21 y contó en un principio con las carreras de Abogacía, Contador Público, Administración de Empresas y Agrarias, y con el tiempo se extendió la oferta académica a carreras como Seguridad e Higiene y la Licenciatura en Educación, entre otras.

La coordinadora del Centro, Mónica Oyarzun, explicó que los estudiantes aprenden con clases a distancia a través de aulas virtuales, donde se comunican con docentes de la provincia Córdoba por medio de un sistema multimedia. La modalidad de examen se realiza a través de teleconferencias, mientras que los trabajos prácticos son evaluativos, todos con fechas pre programadas, y de la misma manera reciben la calificación de los parciales y recuperatorios.

“Los jóvenes de la puna jujeña tienen la única posibilidad de continuar sus estudios universitarios solo a través de esta institución por eso creemos de vital importancia cuidar el centro universitario augurando que se reciban más estudiantes de las comunidades de las comunidades originarias”