La década del 90 fue un momento de éxodo interno, los pequeños pueblos en el interior del país sintieron como nadie la política neoliberal, produciéndose un fenómeno de éxodo masivo hacia las grandes ciudades, durante aquella década una comunidad de 80 familias de la etnia mocoví se instaló en Berisso, ahora docentes y alumnos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) buscan mejorarles la vida construyendo en conjunto de viviendas y módulos sanitarios.

Docentes y alumnos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de La Plata trabajan en el asentamiento mocoví de Berisso en actividades que tienen que ver con mejoras en su calidad de vida, en el aspecto habitacional y sanitario, con la construcción en conjunto de casas y módulos sanitarios. Actualmente, 80 familias viven en la comunidad en las afueras de Berisso. Hay mucha necesidad pero a su vez abunda la riqueza espiritual y la dignidad por pertenecer a un pueblo que estuvo antes de que nuestro país tuviera nombre. 

Los mocovíes son una etnia originaria de nuestro territorio, tenían sus dominios en lo que hoy es Chaco y Santiago del Estero, eran una sociedad cazadora y recolectora. En los últimos años, el desmonte y el cambio climático los han desplazado hacia lugares como Berisso o a engrosar villas de emergencia en las grandes ciudades de nuestro país.

Daniela Degano es la directora del Programa de la UNLP que se encarga de hacer este trabajo y en diálogo con el diario platense El Día explica que las viviendas que construyen en el asentamiento respetan los aspectos culturales mocovíes, revalorizando métodos y técnicas ancestrales.

“Durante 2015 se le dio prioridad a la realización de módulos sanitarios, conformados por baño y cocina. La construcción se logró gracias a la provisión de materiales por parte de la Municipalidad de Berisso y a la mano de obra efectuada por la comunidad Mocoví”, detalló Degano. El equipo profesional y alumnado en estos días se centra en la realización de diez módulos sanitarios para las familias con mayores carencias.

En conjunto con el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas gestionan la construcción de más viviendas para el año entrante.