Fuente: La Voz del Interior / Cadena Tres / Infogei

Una inusual invasión de langostas destrozó 1.500 hectáreas de cultivos de cebolla, zanahoria y alfalfa en campos de Santiago del Estero. Los damnificados pidieron la inmediata intervención de organismos estatales para controlar la plaga que formaba una inmensa nube oscura sobre el cielo. Según explicó el Director General de Agricultura y Ganadería de Santiago del Estero, Enrique Oberlander, se trató de una manga que “medía 5 por 10 kilómetros”.

“Era muy grande y atacó campos con cebolla, zanahoria y alfalfa”, precisó el funcionario. Los afectados coinciden en que la manga de langostas que llega a formar una inmensa nube oscura sobre el cielo, se asienta sobre los cultivos a los que comen en cuestión de minutos, para luego emprender vuelo y dirigirse a otra parcela. La “nube” de langostas que sorprendió a los pobladores de Colonia El Simbolar llegó también a los campos de Fernández, lo que generó gran preocupación en el sector agropecuario, ya que según trascendió se alimentan de los cultivos, provocando cuantiosas pérdidas”

Las estimaciones de pérdida partieron de los propios damnificados que pidieron la inmediata intervención de organismos estatales para controlar la plaga, que inesperadamente comenzó su masivo ataque en la tarde del último lunes de la semana pasada. Debido a la rapidez de su desplazamiento, los intentos por eliminar la manga mediante la fumigación terrestre no dieron los resultados esperados.

En los últimos días llegaron al lugar autoridades de la Comisión Provincial de Sanidad Vegetal (Coprosave) y de la Dirección de Agricultura de la Provincia a la ciudad para trabajar sobre esta situación, comunicándoles que se está gestionando la ayuda necesaria para asistir a todas las partes perjudicadas por esta invasión que sorprendió a la provincia. En diálogo con la prensa el ingeniero Guillermo Brim de este organismo provincial manifestó que la langosta estuvo presente en el área con movimiento errático, cambiando la dirección de vuelo hacia el noroeste, impulsada por el viento predominante.

En esta ocasión, estuvieron técnicos del Senasa local y corroboraron que la especie que radica en distintos departamentos durante estos días es la conocida como schitocerca. Junto con las autoridades, llegó una máquina aplicadora de insecticida turbosplante. Respecto de los daños que causa en los lotes sembrados, Brim explicó que “el comportamiento de la misma corresponde al de la histórica langosta que fue plaga a mediados del siglo pasado, recibimos información de que causó daños en cultivos hortícolas, en la zona de Colonia El Simbolar, Villa Hipólita, Buey Muerto y otros”.

Asimismo, explicó que los productores “deben proteger sus cultivos con insecticida, estar atentos e informar la presencia y comportamiento. La provincia analizará las propuestas que surjan de la Coprosave para ejecutar acciones urgentes”. Hubo una reunión entre productores en Colonia El Simbolar para analizar la situación conjuntamente con los técnicos de la Coprosave para analizar esta situación y ver de qué forma se seguía trabajando. “Los productores están tomando las medidas necesarias para tratar de evitar mayores pérdidas. En algunos casos ahuyentándolas y en otros, aplicando insecticidas.

“Hay parcelas que fueron diezmadas y otras en parte, donde posan no dejan nada. Arrasaron con la cebolla, zanahoria, alfalfa y todo lo que encuentran a su paso lo comen. La situación es grave porque no conocemos el comportamiento de esta plaga, nunca la vimos y el perímetro afectado es grande, están como entrenadas, van y vuelven devorando el sembrado, es impresionante el ruido que hacen al comer”, relató Carlos Alberto Santillán, productor de Colonia El Simbolar.

El lugareño describió la situación como “alarmante” al considerar que se desconoce “si vamos a poder seguir con nuestras cosechas, perdimos mucho”. En esta zona, algunos consideran que éste es un fenómeno que no se presentaba hace unas cuatro décadas, por lo cual lo calificaron de “histórico”. Las autoridades de la Dirección de Agricultura explicaron que “el insecto se controla cuando es chico, pero en algún lugar no fue controlado y se transformó en esta manga de adultos”