En Perú, la minería está acabando con uno de los sitios más trascendentes y sagrados de los pueblos originarios andinos: el lago Titicaca. Por esta razón la productora Saywa Films, que filmó el documental “Titicaca: entre el oro y el mercurio”, dirigido por Heeder Soto promovió una campaña mundial para juntar firmas y alertar sobre la contaminación que la industria minera está ocasionando al espejo de agua. 

El pasado 24 de agosto le entregaron el petitorio con el primer grupo de firmas al presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, el documento además fue dirigido al Presidente Regional de la región Puno, área donde se asientan las empresas mineras, al ministro de Vivienda, Construcción y Sanieamiento, a las autoridades sanitarias y a los gerentes de las empresas mineras que derramen sus desechos contaminantes al lago.

El Lago Titicaca está 3800 metros sobre el nivel del mar, el 56% de su área está en terreno peruano y el 44% en Bolivia. Se asienta sobre formaciones montañosas donde empresas mineras extraen metales. Tanto de uno como del otro lado, la industria extractivista derrama desechos que han ocasionado la contaminación del lago. Este inmenso espejo de agua fue cuna de importantes culturas, como la Chiripa, en la región sur y la Pucará en la norte. Hacia el año 200 D. C. la Cultura Tiahuanacota dominó el lago Titicaca construyendo importantes centros ceremoniales en las islas y alrededor del lago.

El lago tiene una importancia vital en el medio ambiente, ya que regula el clima de toda su zona de influencia. Absorbe y retiene la energía solar durante el día y la irradia en la noche, lo que permite que en horas nocturnas la temperatura no sea tan baja, teniendo en cuenta su altitud.

Saywa Films produjo un documental crítico con la connivencia entre la política peruana y las empresas mineras, permitiendo que estas operen con total libertad sin el menor control ambiental. Transcribimos el texto original del petitorio con el que se intenta entregar un segundo cuerpo de firmas a las autoridades arriba mencionadas para detener la contaminación en el lago sagrado:

“He recibido noticias sobre la situación preocupante de la contaminación continua y muerte lenta del lago Titicaca y sus afluentes. Los niveles de plomo, mercurio, cadmio, entre otros, que se han reportado, exceden los niveles permitidos y presentan una amenaza para la salud de las comunidades aledañas del lago, violando derechos humanos fundamentales como a la salud, al agua y a un medio ambiente sano. Además de la falta de prevención y remediación de los daños, según mis informaciones, no hay medidas suficientes para proteger a la población de los peligros de aguas contaminadas, ni siquiera brindarles información adecuada sobre la situación. Finalmente me preocupo por que nosotros y el mundo reconoce la belleza natural y riqueza cultural del Titicaca y sus alrededores”.

“Por lo tanto, apoyo fuertemente la demanda que han presentado los pobladores y sus representantes de los distritos Juliaca, Coata, Huata, Capachica y Caracoto en marzo de 2017 en contra del Gobierno Regional de Puno y otras autoridades para exigir amparo de las comunidades afectadas”.

“Por tanto, solicito adoptar las siguientes medidas: instalar plantas (adecuadas) para el tratamiento de las aguas servidas y procesamiento de los desechos en las ciudades del rededor del lago; implementar controles efectivos para evitar contaminaciones provenientes de las zonas mineras; atender adecuadamente a las víctimas de la contaminación en materia de tratamiento médico, información y protección futura; hacer lo posible para controlar y supervisar a las institutiones responsables de cuidado del agua y medio ambiente bajo su responsabilidad”.

“Agradezco su atención a la presente y le solicito que me tenga informado sobre las medidas adoptadas”.

Firmar aquí