Declarado Monumento Nacional Natural en 2001 (máxima figura de protección para una especie en Argentina), en todo el territorio nacional quedan apenas más de 200 ejemplares de yaguareté, los cuales se encuentran amenazados no solamente por la caza ilegal, también por la pérdida de su hábitat, como consecuencia de la deforestación y el avance de la frontera agropecuaria.

Actualmente los ejemplares que quedan se encuentran distribuidos en las ecorregiones de la selva paranaense, Chaco y selva de las yungas, en áreas de las provincias de Jujuy, Salta, Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Misiones.

Ahora, la sociedad civil a nivel local y nacional podrá presentar proyectos de conservación de esta especie. “Misiones se convirtió en un ejemplo en relación a la política de recuperación de una especie como el yaguareté”, expresó el secretario de Política Ambiental, Diego Moreno, al anunciar la convocatoria en el Parque del Conocimiento de Posadas.

El funcionario destacó que Misiones logró un “inicio de recuperación” en cantidad de esos felinos “muy ponderable a nivel nacional” y señaló que “este tipo de abordaje debe replicarse en el resto del país, donde también hay población de yaguaretés”.

Los proyectos seleccionados recibirán financiamiento del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), una iniciativa del Fondo de Medio Ambiente Mundial implementado por el PNUD, para promover la búsqueda de soluciones a problemas ambientales locales con impacto global. Argentina fue seleccionada como uno de los 10 países en el mundo que reciben este financiamiento para conservar grandes felinos.

El coordinador nacional de PPD, Francisco López Sastre, dijo que los interesados en participar “ya pueden ingresar al sitio web del programa”, donde están detallados “todos los requisitos” y encontrarán “un formulario en formato Word sencillo para que lo completen y se presenten“.

Los proyectos ambientales financiados deberán ejecutarse en un plazo de 12 a 24 meses y estar orientados a sitios de alta prioridad de conservación del yaguareté.

Entre las acciones prioritarias para esta convocatoria se destacan medidas antidepredación, intervenciones para disminuir la cacería del yaguareté y proyectos de innovación y uso de nuevas tecnologías. También apuntan a proyectos que promuevan alternativas económicas para comunidades locales que contribuyan a la supervivencia a largo plazo de la especie, incluyendo esquemas de fondo de compensación, seguros y ecoturismo, entre otros.