La directora de la carrera de Gestión Ambiental de la Universidad Nacional de la Patagonia, Ana Svoboda, confirmó que los altos grados de contaminación en las costas locales es un tema que preocupa a la comunidad en general.

En este sentido, señaló que “el estado de las playas en general es más o menos el mismo. Todas tienen un alto grado de contaminación por presencia de bacterias coliformes porque todavía no existe en Comodoro una Planta de Tratamiento”.

“En la provincia no tenemos un límite de vertido de efluentes. El valor de referencia que se usa en los trabajos de investigación es de 20.000 npm cada 100 mililitros de muestra y nosotros tenemos valores que superan el millón”, dijo la académica.

Asimismo, recordó que “en el año 2005 las bacterias cloriformes superaban el millón en el Arroyo Belgrano y en Restinga Alí alcanzaba los cuatro millones”. Sin embargo, en la actualidad estos valores se deben haber incrementado de forma muy acelerada, dado que la emisión de aguas sin tratar no se ha cortado.

Los vecinos del Barrio Mosconi, el grupo más afectado hace muchos años que vienen llevando a cabo acciones para concientizar acerca de la gravedad de la situación. “Esto pasa hace mucho tiempo, todos los años y en forma permanente reclamamos por una solución pero todo sigue prácticamente igual. Hace falta la reparación de escaleras, infraestructura deteriorada sumado a eso la contaminación ya que desemboca el caño de residuos cloacales, eso es lo más grave porque las aguas están muy contaminadas”, reconoció una vecina. 

No sólo está el problema de las cloacas, sino que los vecinos reconocen que las playas de la ciudad se han convertido en un basural a cielo abierto. Cabe recordar que Comodoro es una ciudad paratónica en donde son habituales las altas temperaturas en verano, como fue el caso del sábado pasado en donde hubo 32°C, por lo tanto las playas son usadas por los vecinos para refrescarse.

La presencia de efluentes cloacales en el mar representa problemas en la salud de las personas. A esto hay que sumarle los vectores patológicos provenientes del Hospital Regional, lo que agrava aún más la situación“, expresóla estudiosa de la destacada Instititución académica del sur de nuestro país.