Villa Berna, Inti Yaco, La Paisanita, Villa Ciudad de América, Biallet Massé, Santa María de Punilla, Cosquín, Ascochinga, Villa Yacanto de Calamuchita, La Granja y San Bartolo son algunas de la localidades afectadas por el incendio de una incontable cantidad de hectáreas desatado en las sierras de Córdoba y extendido debido a las condiciones climáticas.

“Es una verdadera tragedia”, resumió Oscar González, Jefe de Gabinete de Ministros de la provincia de Córdoba ante Cadena 3. Dijo que están enfocados a salvar gente y evitar que se quemen las casas. “Tenemos muchos focos de incendio pero, gracias a Dios, no tenemos que lamentar víctimas fatales”, se alegró el funcionario. En Villa Yacanto de Calamuchita, una de las ciudades más comprometidas, hay 250 evacuados, algunos de ellos hospitalizados, dos en estado grave.

Aún se desconocen los motivos del incendio que fue extendiéndose por las sierras merced a la sequía que castiga a la zona, a la alta temperatura (mientras se escriben estas líneas, en Córdoba hace 40,6 grados) que tiene cuatro meses sin lluvias importantes. “Ojalá podamos tener una lluvia, pero nos conformamos con que baje un poco la temperatura”, imploró el gobernador provincial, José Manuel de la Sota.   

Se estima que son más de 20000 las hectáreas afectadas. Sobre la ruta 38, en el Valle de Punilla, hay fuego a ambos lados y ya empezaron los trabajos de evacuación. “Se está trabajando en el incendio que hay entre Cosquín, Biallet Masse y Santa María de Puniulla. Evacuamos gente en Mirador del lago, un barrio de Biallet Masse. Estamos ante un incendio importante, pero aún no podemos calcular las pérdidas de viviendas”, le dijo Diego Concha, director de Defensa Civil de la provincia, a la radio Cadena 3.

La provincia puso su artillería a disposición: 6 aviones hidrantes que arrojan 3000 litros de agua en cada pasada y 3 helicópteros propios, además de dos aviones que contrataron a una empresa privada. Además, llegaron dos aviones hidrantes (de Prefectura y del Ejército), pero no están preparados para trabajar sobre las sierras, que tienen vientos y contravientos que complican la tarea.

Los aviones no pueden volar sobre la zona más afectada, Yacanto de Calamuchita, debido a la falta de visibilidad que genera el humo. Pero sí pueden volar sobre las llamas de Villa Ciudad de América, mientras que en otras localidades se están usando los tres helicópteros de la provincia.

En algunos lugares como La Paisanita, cerca de Alta Gracia, hay cuatro bomberos hospitalizdos con principios de asfixia y necesitan un recambio del recurso humano, que trabaja sin para desde que se inició la primera llama en las sierras. 
 
Entretanto, están cortadas varias rutas, como la 5, que lleva hasta Calamuchita. En la misma situación están las rutas A 66 (entre Ascochinga y Jesús María), la E 53 (entre Agua de Oro y La Granja) y la ruta provincial 30 (desde Río Cuarto hasta Achiras). Y la provincia pidió a los habitantes que eviten el tránsito sobre cualquier camino de la región afectada para facilitar las tareas de los bomberos y del personal de Defensa Civil.

“Estamos trabajando en la ladera del cerro Pan de Azúcar”, dijo el jefe de los bomberos de Valle Hermoso sobre las tareas que sus hombres están haciendo en la zona del barrio La Mandinga, en Cosquín, al otro lado del río del mismo nombre.

El ministerio de Agricultura provincial mandó alimentos a los animales afectados y dijeron que, dentro de todo, la situación está siendo controlada. “No hace falta nada”, dijo el gobernador. “Hay comida, agua potable y medicamentos”. De la Sota respondió así a las colectas que durante el 9 y 10 de septiembre circularon por Internet.

El Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, viajó a Córdoba para interiorizarse de la situación, mientras a la tarde corría la versión que el Gobierno Nacional iba a contratar aviones hidrantes a Chile para tratar de apagar un incendio grande que, a la tarde del 10 de septiembre estaba siendo calificado como “descontrolado”.   

 

Fotos Télam