Por Damián Damore / Fotos: Jazmín Arellano

Entrada en calor. Distintas explicacio nes de corte sociológico intentaron esclarecer las razones por las cuales fútbol y rock se mestizaron, hace varios años ya. Sin embargo, sobre el camino que va desde la nota de la revista Hurra, en donde unas ilustraciones de Spinetta y García vestían las camisetas de River y boca, hasta las apariciones en recitales y videoclips de jugadores rockeritos, cuelgan unos nubarrones llenos de preguntas.

La banda Viejo Smoking grabó Golazo, con la idea de conectar artísticamente a la música con el fútbol, a partir de una serie de reflexiones sobre los vínculos que existen entre esos dos pilares de la cultura popular.

Martín Elordi, voz líder y guitarra del grupo, cuenta la paradoja que los atraviesa. “Este disco nos permitió sacar algunas conclusiones copadas; creo que uno de los puntos positivos es la ausencia de fanatismo grupal en cuanto a lo futbolero, en el momento de grabar el tercer disco e incluso ahora. Demasiados futboleros en una banda hubiesen arruinado todo”.

Es curioso: es parte de la creación de un club con un equipo de fútbol en el que es el arquero (¡y qué arquero!); produjo El Arlequín, un documental sobre la gloria racinguista omar oreste Corbatta, pero destaca que la banda no tiene historia futbolera.

El disco no tiene un año y lo presentamos muy pocas veces. Creo que la postura que tomamos internamente desgastó la relación musical, por lo que aparecieron los cambios. Como sucede en to do equipo, en toda banda. Y nos reforzamos con mucho oxígeno, los cambios vinieron bien.

Los cambios hacen bien

Se reflotó todo, las ganas principalmente. La salida de Gabriel Agüero y Mauro González, pioneros de Viejo Smoking, nos hizo empezar de nuevo. Estamos felices con Martina Boixader y Soledad Santos, en bata y bajo respectivamente. Nos estamos conociendo, nos estamos divirtiendo en cada ensayo y eso es lo que queremos mantener. Seguimos en la banda Dalmiro Lacaze en primera guitarra, Charly Guirao en guitarra y coros, y yo, cantando banda hubiesen arruinado todo.

—¿Qué les dio el fútbol entonces?

— M.E.: nos dio información muy útil para poder reflejar estados de ánimo, incluso sentirnos identificados con personajes, hechos, equipos y hasta cuentos que nos conmovieron. Desde ahí defendemos una idea. no nos sirve ganar por el hecho de ganar, haciendo trampa o desconociendo la derrota. Golazo es todo lo contrario. Es Corbatta, Carlovich. Es Escobar fusilado a punto de ser transferido a uno de los clubes ( A. C. Milan) más poderosos del planeta. También es Houseman, Barbosa y Ghiggia.

— D.L.: Yo estoy muy lejos del fanatismo por el fútbol, por eso valoro que el disco aporte una mirada futbolera y, a la vez, sofisticada. Lo grabamos en Capital Federal, en MCL y lo masterizamos en California, EE.UU. Todo muy novedoso para nosotros, porque además laburamos con un capo como Mario Breuer en producción e ingeniería. Fue una hermosa etapa de aprendizaje”, cuenta Elordi sobre un disco en donde se destaca la can ción “Relatores”.

Primer tiempo

— ¿Si no son futboleros, a qué se debe Golazo?

— M.E.: Una de las ideas fue la de preguntarnos que vínculos exis ten entre la música y el fútbol; a partir de ahí elegimos historias para tratar de conectar artísticamente las dos cosas. Desde lo lúdico, ensayar, jugar a la pelota. El potrero, el campito y la sala, el tugurio del under. El compañerismo, la amistad, el compromiso y la responsabilidad. Así con muchas cosas más, conclusiones copadas que sacamos en base a este disco. Y creo que uno de los puntos más positivos es la ausencia de fanatismo grupal en cuanto a lo futbolero, en ese momento e incluso ahora. Demasiados futboleros en una banda hubiesen arruinado todo.

—¿Qué les dio el fútbol entonces?

— M.E.: nos dio información muy útil para poder reflejar estados de ánimo, incluso sentirnos iden- tificados con personajes, hechos, equipos y hasta cuentos que nos conmovieron. Desde ahí defende- mos una idea. no nos sirve ganar por el hecho de ganar, haciendo trampa o desconociendo la derrota. Golazo es todo lo contrario. Es Corbatta, Carlovich. Es Escobar fusilado a punto de ser transferido a uno de los Milan más poderosos. Es Houseman, barbosa y Ghiggia.

— D.L.: Yo estoy muy lejos del fanatismo por el fútbol, por eso va- loro que el disco aporte una mirada futbolera y, a la vez, sofisticada. no son canciones de aguante.

— Sos el director de un docu mental sobre Corbatta en los tiempos de Messi. ¿Por qué?

— M.E.: La peli sobre Corbatta comenzó como un experimento. ¿Valía la pena hacer una película sobre alguien que en YouTube no aparece más de 30 segundos? ¿Con una trayectoria difícil de seguir por sus andanzas? Esas dos preguntas nos hizo decir sí. no es ni fue por Racing o por Independiente de Medellín, equipos en los que dejó recuerdos. Es por un tipo que se escapa o lo abandonan, no sabemos que pasó porque todos los días nos cuentan una nueva. A partir de la película nos llegaron los “yo jugué con El loco” o “yo comí con El Loco en casa”. Voces infinitas que reflejaron a un hombre con un imán especial para atraer gente; pero, a la vez, tan solitario, tan conflictivo. Es triste, pero hermoso a la vez. Emocionaba, jugando o no. Y con eso ya es suficiente como para argumentar un guión, investigar y rodar. Tipos que llenaban solos una cancha.

— Ch.G.: Estrenamos “El Arlequín” en el Centro Cultural Circe, en Villa Crespo, a mediados de octubre. Estuvieron Iliana Corbatta, la hija de Omar; Omar Devani, goleador de Independiente de Medellín y compañero de Corbatta; Alberto Larrea, quien jugó en San Telmo. En diciembre estuvimos en Benito Juárez, ciudad en la que terminó de jugar en una liga amateur. Queremos llevarlo a los lugares donde estuvo: General Roca, Neuquén y Chascomús, como mínimo.

Entretiempo

Las canciones de Golazo dejan ver con claridad que detrás de la obra hay lecturas, investigación, reflexiones sobre el fútbol y las maneras de vivir implicadas en la elección de una estética. Historias sobre los modos preferidos para perder, más que para ganar. Por eso en el elenco celebrado en el disco juegan el mítico Trinche Carlovich, René Houseman, Andrés Escobar. No por mero derrotismo, casi lo contrario: si además de perder hay que sobrellevar traicionarse.

En ese sentido, el tratamiento musicales acorde a las preguntas que sugiere la banda; no es un caso típico de rock, barrio y pelota a lo cañonciiitooooo capusottesco. Claro que hay más de un riff y algunos estribillos memorables, pero siempre tiran paredes con lirismo, a ras de piso, elegantes.

Parte final

— ¿Cómo definen a la banda? ¿Cuál es su adn?

— M.E.: A lo largo de ocho años siempre fuimos insistentes, eso no se ha perdido. En un momento dejamos de divertirnos y, ahora, queremos divertirnos insisten- temente. Vamos por ese camino, durante todo enero y febrero vamos a ponernos a punto en la sala. 

—D.L.: Con esta nueva formación podemos frenar un poco, por la necesidad de conocernos y proyectar lo que nos parece mejor. no es que el fútbol se quede sin lugar, hicimos Golazo y salió muy bien. Queda mucho por hacer, por contar, por musicalizar.

— M.E.: Esto que nos está pa-sando está bueno y si seguimos defendiendo esta idea seremos felices. Y eso ya es demasiado. 

AGRADECIMIENTOS: Club Villa Malcolm, Avenida Córdoba 5064, Caba. Damián Decuzzi.