Un cóndor que había sido contaminado con plomo y que en junio pasado cayó en una vivienda en Mina Clavero (Córdoba) fue liberado en las Altas Cumbres de esa provincia por personal de la Dirección de Policía Ambiental y del zoológico “Tatú Carreta” En cóndor es una especie considerada vulnerable en nuestro país.

El cóndor es el ave no marina más grande del planeta, no tiene subespecies, su nombre proviene del quechua Kuntur. Es un ave grande, con plumas negras y blancas. A diferencia con la mayor parte de las aves de su estilo, el macho es más grande que la hembra. Se alimenta de animales muertos, y aquí es cuando encuentra muchas veces la muerte, por comer animales que han sido cazados y que llevan adentro los perdigones de plomo de las balas, lo que envenena su sangre.

Según las culturas originarias, el cóndor era inmortal, cuando uno de ellos sentía que estaba envejeciendo se iba a la montaña más alta, replegaba sus alas, y se dejaba caer a pique al fondo de la quebrada, pero el cóndor tenía una muerta simbólica porque con esta caída, regresaba al nido, a la base de la montaña, para comenzar un nuevo ciclo de vida.

El ejemplar liberado este domingo en las Altas Cumbres fue hallado en junio con síntomas de intoxicación. Fue llevado al Zoológico “Tatú Carreta”, donde especialistas lo sometieron a un tratamiento de rehabilitación, luego de estos meses, se comprobó que los valores de plomo en sangre se habían estabilizado y que podía volver a su hábitat natural, y desde ayer ya puede volar nuevamente por las Sierras Grandes.