Argumentando que la feria judicial suspendía la prohibición de fumigar a menos de 1000 metros de viviendas, un productor agropecuario de Dique Chico (Córdoba) fumigó un campo próximo al pueblo. La ambientalista Sofía Gatica, única argentina ganadora del Premio Medioambiental Goldman (llamado el Nóbel Verde) trató de impedirlo, fue liberada luego de estar cuatro horas detenida.

Hoy traté de frenar que nos fumiguen en Dique Chico. Me harté de gritarles desde afuera del alambrado que paren, pero no me escuchaban. Me metí al campo a hacerles señas para que paren de fumigar y continuaron haciéndolo con la protección de la policía, que al verme inmediatamente vino a detenerme”, afirmó Sofía. El mosquito fumigador estaba a 300 metros del ejido urbano de Dique Chico, una pequeña localidad de 400 habitantes ubicada en el centro de Córdoba, la zona núcleo sojera.

A pesar de que existe una Resolución que prohíbe fumigar a menos de 1000 metros del pueblo, el pasado 27 de diciembre la Cámara en lo Contenciosa Administrativo de Segunda Nominación hizo a lugar un pedido de los productores para que se suspendiera por “30 días judiciales hábiles la aplicación de esa norma”. Lo vecinos del pueblo afirman que esta suspensión no es legal durante la feria judicial, lo contrario opinan los productores. La realidad es que en el pueblo se continúa fumigando y la presencia policial ampara la acción de los dueños de los campos.

“Quedé imputada por resistencia a la autoridad y por entrar a propiedad privada. Mientras que esos señores que enferman y matan siguen contaminando”, sostuvo Gatica. “Me pintaron los dedos en la comisaría de Alta Gracia y me dijeron que hasta el lunes o martes no salía, pero los teléfonos se pusieron al rojo vivo y los compañeros de Paravachasca cortaron la ruta pidiendo mi liberación, así que tuvieron que soltarme”, relató.

“La gran discusión se genera porque la justicia dice que la resolución se suspende por 30 días hábiles judiciales, pero como entramos en feria decimos que esos 30 días deben computarse a partir del 1 de febrero, cuando se retoma la actividad normal”, explicó el abogado de Gatica, Darío Ávila, quien recordó que ésta es la primera vez que su representada resulta detenida, aunque conoce muy bien los engranajes de los poderosos. “Sufrió represión cuando lideró el bloqueo a Monsanto en Malvinas Argentinas“.

La localidad de Dique Chico está rodeada de campos cultivados con semillas transgénicas que necesitan un paquete de agroquímicos para producir rindes competitivos, el lobby sojero domina la justicia y el Consejo Deliberante, pero la población ha tomado conciencia del peligro de estar expuesta a las continúas fumigaciones que se producen en los campos vecinos. Con mucha insistencia y lucha, se logró que se promulgara la Resolución N° 242/2017, que impide fumigar a menos de 1000 metros del ejido urbano. Este provocó un enfrentamiento entre los productores y los ciudadanos que eligen defender la vida.

El sinsentido alcanzó su momento de mayor trascendencia cuando los productores se encadenaron frente al edificio comunal para suplicar que los dejen fumigar, “en defensa a trabajar” Acerca de la reciente fumigación que intento detener Sofía Gatica, su abogado fue enfático: “Denunciaremos al productor y a los funcionarios de la Secretaría de Agricultura, que avalaron con su su presencia la fumigación”.