El ejemplar, de poco menos de un metro y medio de largo, había sido recuperado el último 19 de octubre en la zona del Torreón del Monje, en el centro de la localidad balnearia, luego de que un grupo de vecinos advirtiera que se encontraba varado.

Si bien entonces se intentó que reingresara al mar, el animal retornó a la orilla en reiteradas ocasiones y sufrió lesiones al golpear contra las piedras del espigón del lugar, por lo que se dispuso su traslado al Centro de Rehabilitación de Fauna Marina de Aquarium.

Tras 23 días de rehabilitación, el animal fue liberado 3 millas mar adentro, por personal del acuario, con la colaboración de Prefectura Naval Argentina, que dispuso un guardacostas para el operativo.

El cetáceo fue identificado como una marsopa espinosa Phocoena Spinipinnis y, según informó el oceanario, “es una especie difícil de observar, de la que no existen muchos datos, básicamente costera y de hábitos solitarios, ocasionalmente vista en parejas o pequeños grupos”.

Una característica de esta especie es su aleta dorsal, que presenta hileras de pequeños tubérculos espinosos, se indicó.

El animal rescatado presentaba “una anemia marcada”, de acuerdo a los primeros análisis realizados, y una baja en su sistema inmunológico, deshidratación y un patrón respiratorio irregular. Se le aplicó “un tratamiento con antibiótico y analgésicos”, y días después comenzó a alimentarse “mostrando una notoria mejoría en los sucesivos análisis de control realizados”, hasta que estuvo en condiciones clínicas y con el peso necesario para ser devuelta a su hábitat natural.