El ciervo de los pantanos es el mayor de los cérvidos sudamericanos -uno de los pocos cérvidos anfibios del mundo-  y el delta del Paraná es el espacio que sostiene la población más austral y amenazada del país.

El Ministerio de Ambiente de la Nación informó que, luego de tres meses de curaciones y estudios, el ejemplar de esta especie en peligro de extinción fue liberado en su hábitat natural tras haber sido asistido por el Comité Científico-Técnico Ciervo de los Pantanos, del que forma parte la cartera ambiental. Un productor rural del Delta del Paraná lo avistó el pasado 9 de marzo con heridas.

Una vez terminada su recuperación y antes de su liberación, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) le colocaron un radiocollar para monitorear satelitalmente por un año su comportamiento, “lo que permitirá generar valiosa información”, precisó el Ministerio.

El animal fue liberado en el predio de la Estación Experimental Agropecuaria Delta del Paraná del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), ubicado en una zona ribereña de la localidad de Campana.