Luego de cumplir el período de cuarentena necesario para ser reintroducidas a su ambiente natural, fueron liberadas más de 600 aves que habían sido decomisadas en el marco de una investigación por tráfico ilegal de fauna y maltrato animal en varios puntos del país, con la intervención de técnicos de la Dirección de Flora y Fauna de Agroindustria bonaerense, la Fiscalía de Morón y la Policía Federal.

La cartera de Agroindustria detalló que fueron rescatadas más de mil, pero solo fueron liberadas aquellas que se encontraban en buen estado sanitario y que son autóctonas como especies de jilgueros, cardenal común, cabecita negra, corbatitas, cardenal copete rojos y zorzales, entre otras.

Asimismo, las especies que no tienen distribución en la región fueron derivadas a otros centros para su posterior reintroducción.

El ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, resaltó que “esta es la liberación más grande que se hizo en la ECAS ya que hasta el momento no existen registros de un decomiso de esta magnitud de aves”.

Y agregó: “Recibimos estas aves en nuestro centro de rescate y los liberamos para que vuelvan a su hábitat natural porque son animales silvestres, no domésticos, ni mascotas y deben permanecer en la naturaleza“.

Ubicada en Berazategui, provincia de Buenos Aires, la estación ECAS pertenece al Ministerio de Agroindustria y fue declarada por la UNESCO como Reserva de la Biósfera junto al Parque Pereyra Iraola en 2008. Este espacio cumple una importante función en materia de preservación y protección de la diversidad biológica. Se trata de un centro de cría y exhibición de especies de fauna autóctona y exótica en semi-libertad y en recintos ambientados.