Habrá esperado este momento durante años acaso. Lo cierto es que por algunos minutos un ejemplar de mono papión pudo gozar de la libertad que el hombre le priva en una jaula en ese lugar que se ha dado en llamar Eco parque, en la ciudad de Buenos Aires. Aprovechando un descuido, el mono salió corriendo hacia la calle, minutos después le aplicaron “el protocolo de seguridad correspondiende” y lo volvieron a llevar a su cautiverio.

El hecho sólo ocupó unos minutos en la vida frenética de la capital del país. En las instalaciones donde funcionaba el Zoológico y hoy lleva el nombre de Eco Parque, un ejemplar de primate del género papión aprovechó un descuido del cuidador que le estaba por dar la comida y salió corriendo para dar un pequeño, y el único paseo de su vida, por la vía pública.

“El hecho se produjo durante una maniobra de alimentación en la cual el animal tuvo un comportamiento inesperado que sorprendió al cuidador y dio espacio a que escapara”, comentaron desde el Eco Parque. La acción del mono le valió al menos unos minutos de la ansiada libertad, con la que debió soñar desde que fue encerrado.

“Fue recapturado a los pocos minutos por el equipo técnico del ecoparque, que implementó el protocolo de seguridad correspondiente”, protocolo que no se especifica cómo ni de qué manera se hizo. Seguramente al papión lo habrán dormido.

Orgullosos por haberle privado de la libertad al simio, las autoridades del Ecoparque aseguran que el papión se halla “nuevamente en su recinto, en perfecto estado de salud” El Ministro de Modernización, Andy Freire felicitó al equipo técnico del Ecoparque por la “rápida respuesta”