Si las ciudades y los municipios se toman en serio la protección del clima, un primer paso debería ser prohibir los envases desechables y confiar en los reutilizables en la contratación pública“, señaló la vicepresidenta de la organización, Barbara Metz.

Deutsche Umwelthilfe envió un escrito a todas las ciudades y distritos en el que exige que, en la medida de lo posible, dejen de utilizar o adquirir envases de plástico desechables, y que en su lugar utilicen envases reutilizables.

En su informe anual, la organización ambientalista, criticó además el hecho de que el consumo de envases en Alemania haya alcanzado actualmente un nuevo máximo de 18,7 millones de toneladas, y criticó que el gobierno no se opusiera a esta tendencia devastadora en 2019.

Evitar este tipo de residuos tiene un enorme potencial de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, los activistas constatan que este tema no es abordado en el actual programa de medidas medioambientales de la coalición de conservadores y socialdemócratas que gobierna Alemania.

En enero, se aprobó una ley en ese país que obliga a minoristas y a la industria productora de bebidas a que un 70 % de sus envases sean reutilizables. Los activistas esperan que los productores la implementen como muy tarde a finales de 2021.