Una vez más la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) lanzará el lunes 14 de mayo una nueva licitación por el servicio de limpieza del curso de agua del Riachuelo, uno de los ríos más contaminados del mundo. El llamado se hará a través del sitio Compras Públicas de la República Argentina.

La firma que salga favorecida en la licitación tendrá la responsabilidad de brindar un servicio de “limpieza, extracción de residuos sólidos flotantes y mantenimiento del cuerpo de agua curso principal río Matanza Riachuelo“, el periodo será por 36 meses. Acumar ya había hecho un llamado de este tipo, pero había fracasado. Se espera que este nuevo pliego pueda tener mejor suerte.

Acumar extrae mensualmente alrededor de 300 toneladas de residuos del Riachuelo. Este trabajo lo realiza con barreras de contención, lanchas y grúas que depositan todo lo extraído en dos obradores que están en Puerto Bosch y Puente Alsina, luego del cual estos desechos son enviados a plantas del CEAMSE. Los residuos que más se extraen son restos de electrodomésticos, basura domiciliaria y neumáticos.

El servicio que busca Acumar deberá ampliar la flota de embarcaciones y equipos destinados a limpiar y monitorear el río, también aumentar las barreras de contención, y la separación y tratamiento de los residuos recolectados. Se pide además un tercer obrador para depositar la basura, el servicio que salga adjudicado deberá trabajar todos los días de la semana.

La licitación pública será por un monto de 280 millones de pesos, y la empresa ganadora se dará a conocer a fines de este año. Hasta tanto, la actual empresa concesionaria (EMISER SA) continuará con los trabajos de limpieza, que siempre son insuficientes, teniendo en cuenta la magnitud de la contaminación que se registra en el lecho.

“La Cuenca Matanza Riachuelo, una de las más contaminadas del mundo. La contaminación del Riachuelo alcanza niveles críticos en los cursos medio y bajo del río y tiene consecuencias directas sobre la salud y la calidad de vida de los habitantes de la zona. Años de imprudencia, abandono y desidia han convertido al río y a su zona de influencia en un ícono nacional de la contaminación e injusticia ambiental“, expresa la organización ecologista Greenpeace al referirse a este curso de agua.