El próximo 20 de enero llegará a Salta un potente radiotelescopio que escudriñará los rincones mas alejados del universo para conocer su evolución, estudiar los agujeros negros y la formación de estrellas y galaxias. Está siendo trasladado desde Zarate con una sofisticada red de logística.

El radiotelescopio es parte del proyecto Llama (Large Latin American Milimiter Array). Se trata de un total de 19 piezas que deberán ser ensambladas en la puna salteña. El proyecto científico es financiado por la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica de la Nación y la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo, Brasil.

El aparato será instalado en Alto Chorrillos, a 4820 metros de altura sobre el nivel del mar, a unos 20 kilómetros de San Antonio de los Cobres. El plato de la antena mide 6,5 metros de ancho y cuando esté montado tendrá 12 metros de diámetro. La antena llegó desmontada desde Europa hasta Zarate, y desde allí está siendo trasladada a Salta.

El montaje del sofisticado aparato será hecho por un equipo del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), con ayuda de técnicos de la empresa alemana Vertex, quien diseñó y construyó el aparato. Para facilitar el trabajo se está trabajando en un camino de acceso y en nivelar la superficie de una hectárea y media que se usará para montar el radiotelescopio.

Este complejo radiotelescopio posibilitará estudios en altas frecuencias, que se complementarán en la investigación de fenómenos solares, lejanas galaxias, agujeros negros y otros misterios del universo, sobre su origen y evolución. El dispositivo, valuado en 8 millones de dólares fue financiado por la Fundación brasileña para la Ciencia del Estado de San Pablo (Fapesp), nuestro país invertirá un monto similar en infraestructura de caminos, equipamiento, tecnología y en la construcción de un laboratorio, que será la base de operaciones del proyecto.