Las baterías portátiles se convirtieron en uno de los accesorios más imprescindibles de los últimos tiempos, pero estas no son la solución ideal para proveer de carga a nuestro teléfono, ya que tarde o temprano también necesitan ser cargadas.

Para resolver esto, existe una alternativa para conseguir recargar nuestros dispositivos sin la necesidad de conectarlos a una fuente de energía. Consiste en una unidad de carga JAQ, presentada recientemente en el Mobile World Congress 2016.

Se trata de un dispositivo desarrollado por la empresa sueca MyFC y consiste en una especie de funda rígida en la cual se insertan unos cartuchos descartables compuestos por agua y sal. Se llaman ‘power cards’ y contienen suficiente energía para cargar al 100% cualquier teléfono móvil o tablet.

La ‘power card’ se inserta en el cargador y genera una reacción química cuando entra contacto con las 10 celdas de combustible de hidrógeno, generando así 1800 mAh de energía que se transfieren al teléfono vía USB.

Por ahora, el producto está a la venta sólo en Suecia, pero pretende ampliarse al mercado. Además, sus creadores pretenden fabricarlo con materiales reciclados y reciclables.