Una tecnología desarrollada en Chile permite obtener agua de la atmósfera con sólo conectarla a una fuente eléctrica 220V o a través de su propia batería o fuente solar, sin la necesidad de conectarse a una red de agua potable, ni depender de la logística y abastecimiento de botellones o camiones aljibes.

Este sistema llamado Fresh Water recupera el agua suspendida en el aire mediante el fenómeno de la condensación a presión ambiental. Posteriormente y empleando etapas de filtrado, purificación y esterilización, provee agua purificada con altos estándares de calidad.

Esta solución plug and play proporciona un consumo eficiente de energía, el que permitirá que una familia pueda obtener entre 9 a 28 litros diarios de agua purificada, ilimitada y sin caducidad en el tiempo, sin sodio, preservantes, metales o químicos. Además, puede ser instalada en cualquier hogar y no requiere más atención que la que se entrega a cualquier electrodoméstico actual.

Fresh Water mejora la salud y calidad de vida en zonas donde el agua es escasa o de mala calidad, y al mismo tiempo, aporta a la disminución de la huella de carbono al eliminar los altos costos de transporte del agua, y también de la huella hídrica al utilizar una fuente alternativa de agua inagotable (ARNC).

En el siguiente video podés ver más detalles de este desarrollo que puede solucionar el problema de la falta de agua potable: