Impulsada principalmente por la demanda china y las bajas existencias de la cosecha estadounidense, la soja avanzó por cuarta jornada consecutiva, con un alza de 8,27 dólares (1,56%) y hasta 536,46 dólares la tonelada y se mantuvo a valores récord de los últimos seis meses. La oleaginosa acumula en los últimos 30 días una ganancia de 9,3% gracias a la previsión de menores cosechas y a las fuertes apuestas de fondos de inversión en el mercado estadounidense. 

El salto en el precio de la soja es de 44 dólares por tonelada desde comienzo de año. El beneficio extra para los productores sojeros locales, que en este ciclo esperan recolectar 54,5 millones de toneladas, se elevó en más de 3.400 millones de dólares desde comienzos de 2014. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires subió su proyección de 53 a 54,5 millones de toneladas como consecuencia de la recuperación de reservas hídricas en las zonas productoras.

Si bien parte de la actual cosecha ya fue colocada en el mercado a término, los analistas del sector evalúan que el impacto positivo se extenderá a la oleaginosa aún almacenada en silo bolsas. La mayor rentabilidad se refuerza con los recientes aumentos en las cotizaciones del trigo y el maíz. Hoy, el primero subió en Chicago a 238,93 dólares (1,36% más que ayer) y el segundó bajó a 188,77 dólares (-1,28%).