Por Leandro Vesco

Los tres derrames de millones de litros de agua cianurada que provocó la contaminación de nacientes de ríos en el departamento Iglesia, la mortandad de peces, de vicuñas y la violación de la Ley de Glaciares no son suficientes motivos para el gobierno nacional para cerrar la mina Veladero, para quien “están cumplidas todas las medidas que se le reclamaron” a Barrick Gold luego de los incidentes que tuvo.

Barrick Gold en su reciente cierre de trimestre obtuvo ganancias globales mayores  a las esperadas, la empresa adjudicó esto a la explotación en Veladero, la mina que le hace ganar montañas de dinero a los accionistas de esta empresa pero que ha condenado al pueblo de San Juan, y particularmente al de Jáchal a vivir con la contaminación en el Río Potrerillos, donde hay evidencia de que existen metales pesados, luego de los tres derrames que la mina produjo en dos años y que a pesar de sufrir alguna suspensión temporal, jamás dejó de penetrar el corazón de la montaña buscando más oro y plata. En lo que va del año 2017, la empresa ganó $1.080 millones de dólares.

El gobierno nacional impulsa la megamineria a cielo abierto en toda el territorio nacional. Junto a 14 provincias firmó el Acuerdo Federal Minero que tiene como eje profundizar en la explotación extractivista. Para mejorar la imagen de las empresas que hacen minería firmó un acuerdo entre ellas y el ministerio de Educación para producir contenidos educativos para insertarlos en la currícula de las escuelas públicas. San Juan es una de las provincias más castigadas por la industria. Barrick Gold ha contaminado el río Potrerillos y ha hecho todo lo posible por ocultar los tres derrames de agua cianurada que produjo en la mina Veladero.

La causa que investiga estos derrames llegó hasta la Corte Suprema, quien deberá decidir si la mina debe cerrar o seguir contaminando. El gobierno nacional se juega no sólo las millonarias regalías que esta explotación le deja sino su modelo exttractivista de desarrollo. Fuentes de primera línea le aseguraron a la agencia Télam que “no hay motivo para solicitar a la Justicia el cierre” de la mina.

” “Hoy lo que llegó a la Corte Suprema es una causa relacionada a una cuestión de competencia que presentó hace más de tres meses el Ministerio de Ambiente mediante una acción de amparo, pero no el tema de fondo que representa la existencia o no de irregularidades en la explotación del emprendimiento”, sostuvo la fuente. “Si bien los motivos de iniciar la denuncia fueron varias irregularidades, hoy la empresa las solucionó y el informe oficial permitió constatar que las corrigió. Somos muy respetuosos de la acción de la Justicia y si bien las medidas implementadas nos permitieron corroborar que están cumplidas las obras pedidas para superar las irregularidades, el gobierno no va a levantar unilateralmente la denuncia”, afirman desde el Gobierno.

La justicia que defienden en la misma que encabeza el Juez Federal de Jáchal, Pablo Ortija, quien ordenó el reciente levantamiento de la suspensión de la mina “por un pedido de la empresa” sin hacer un relevamiento ocular de los supuestos arreglos que Barrick Gold hizo en el valle de lixiviación.