Fotos: Bruno Bertagna

 

Por: Lic. Mariano Otálora. Autor, entre otros best-sellers, de “Qué hacemos con los pesos”.  www.salirdelcolchon.com.ar

 

Los cinco mandamientos del inversor argentino

 

Debemos reconocer que vivimos en la Argentina, con todo lo bueno y malo que eso significa, un país económicamente chico, con gran potencial, pero no incidimos en las decisiones del mundo –por lo menos hasta ahora–.

 

Tenemos una moneda débil –que a ningún ciudadano del mundo se le ocurriría comprar para refugiar y proteger su dinero- y además tenemos para los inversores del mundo un historial desfavorable que demuestra que cuando la situación no está para nada bien no tenemos ningún inconveniente en dejar de pagar nuestros compromisos o cambiar ciertas reglas de juego.

 

Esta es la Argentina, un país que por momentos promete y pareciera ser diferente, pero al final del camino de una forma u otra ha decepcionado. Ya pasaron más de 10 años de la crisis de 2001. Los indicadores económicos de la Argentina muestran un país diferente y sólido y que promete una vez más. ¿Será este el punto de inflexión de posicionar a la Argentina en el lugar en que todos creemos que debe estar?

 

Un inversor argentino piensa y ejecuta de una forma diferente al mundo. Estamos acostumbrados a transitar momentos de incertidumbre y esa propia inestabilidad es la que nos convierte en buscadores de oportunidades.

 

Primer Mandamiento: No ahorrarás en pesos

 

La historia es contundente. Inflación, hiperinflación, devaluación, corralito, pesificación. No tengo duda de que estos ciclos se repetirán en el futuro. ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Con qué intensidad? No lo sé y tampoco es relevante. “Los ciclos de la economía son procesos naturales como la vida o la muerte, el día y la noche”.

 

La historia nos enseñó que es muy difícil tener ese “timing” que nos permita anticiparnos justo a tiempo. Por este motivo siempre será mejor prevenir que lamentar.

 

Mi recomendación no está basada exclusivamente en la historia, en la actualidad ahorrar en pesos no tiene ningún tipo de atractivo ni sentido, salvo el ahorro para una compra específica en el corto plazo:

 

$10.000 guardados en el colchón durante 5 años, con una inflación anual del 20% = se convertirán a $3276,80.

 

Guardar pesos en el “colchón”, “caja de seguridad”, “caja de Ahorro” es una locura imperdonable.

 

Segundo Mandamiento: No le ganarás a la inflación

 

 

Podrás combatir a la inflación, defenderte, pero nunca ganarle.

 

Dentro de los males de la inflación podemos decir: “estimula el consumo”, “desalienta el ahorro a mediano y largo plazo” y “destruye la iniciativa de inversión”.

 

Esto genera un círculo vicioso: no ahorras porque el dinero se desvaloriza y al no tener opciones de inversión seductoras terminas gastando tu dinero en “vivir el día a día”. Esto genera que termines comprando cosas que no necesitabas.

 

Nuestra conducta y hábitos están condicionados por el contexto inflacionario. No te entregues tan fácilmente e intentá combatir el daño que genera en tu economía.

 

Tercer Mandamiento: Ahorrarás en divisas de otros países

 

En la Argentina, quienes deciden comprar moneda extranjera lo realizan con el objetivo de resguardar el poder adquisitivo del dinero en el tiempo.

Esta decisión es muy acertada ya que te permitirá diversificar el riesgo de tu inversión “si tenes solo pesos, estas supeditado al riesgo argentino”, en cambio con la compra de otras divisas podes resguardar tu dinero del riesgo atado a la coyuntura de otras economías.

 

La relación del argentino con el dólar es imposible de separar. Somos felices ahorrando en dólares, nos sentimos más seguros y tranquilos sabiendo que nuestros ahorros están protegidos frente a procesos devaluatorios o inflacionarios.

 

El dólar es mucho mas que una divisa, representa “nuestro seguro de mala praxis” frente a decisiones de política económica desacertada.

 

La dolarmania es un invento 100% argentino, en cantidad de billetes verdes atesorados en poder del público sólo nos supera el país emisor y Rusia.

 

Cuarto Mandamiento: Te endeudarás en pesos

 

La historia también nos juega a favor. Quiénes optaron por endeudarse en nuestra moneda siempre salieron beneficiados frente a las crisis locales. Durante la época de la hiperinflación quiénes tenían algún tipo de deuda en pesos, terminaron pagando centavos.

 

Todas las crisis argentinas vinieron acompañadas de procesos inflacionarios y devaluatorios, beneficiando a los deudores en moneda local.

 

Durante el 2002 aquellos que tuvieron créditos en dólares fueron beneficiados con la pesificación de su deuda, pero quienes tenían deuda en dólares con privados no tuvieron la misma suerte.

 

Recomendación: Siempre que tengas una deuda en pesos es importante que puedas ahorrar en otras monedas como el dólar para contrarrestar riesgos “te endeudas en pesos, te resguardas en dólares”.

 

Quinto Mandamiento: Invertirás tu dinero

 

Este último es el más importante y el eje de cada una de mis investigaciones. Los argentinos no podemos invertir siempre en lo mismo “plazo fijo, dólar o inmuebles”. Y menos aún dejar nuestros ahorros bajo el colchón; estamos obligados a evolucionar.

Es mentira que no hay nada nuevo bajo el sol. Las alternativas para nuevos hombres D, que buscan crecer con inversiones novedosas, abundan. Quiero demostrártelo.

 

 

(Extracto de INVERSIONES PARA TODOS)