La capacidad de daño al medio ambiente y a la salud humana que posee Monsanto no se limita al mundo de los agrotóxicos, ya que a lo largo de su historia ha creado diversos productos biotecnológicos tóxicos.

Uno de ellos es el PCBs (bifenilos policlorados), catalogado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un Contaminante Orgánico Persistente (COP). Se utilizó como lubricante y refrigerante en transformadores, condensadores y otros equipos eléctricos. Entre los efectos a la salud destacan el acné, alteraciones en la sangre y en la orina.

Recientemente, la agencia Efe tuvo acceso a documentos judiciales en los que Los Ángeles responsabiliza a Monsanto por la “contaminación con PCBde numerosos cuerpos de agua durante decenas de años, ya que no se aseguró de que los residuos del producto fueran incinerados.

La demanda, encabezada por Mary Wickham, abogada principal del condado, alega que cerca de 30 lagos, reservas, bahías y otros cuerpos de agua de Los Ángeles (el condado más grande del país) han sido contaminados con el producto afectando la vida acuática, la pesca y la navegación, entre otros aspectos.

La querella legal presentada esta semana en la Corte del Distrito Central de California argumenta que entre 1935 y 1977 Monsanto era el único productor de PCB en el mundo y no siguió las directrices específicas para eliminar los residuos del tóxico.

Los desechos del PCB, cuya única forma segura de eliminación final es la quema en hornos industriales, fueron desechados a través del subsuelo por los compradores del producto a sugerencia de la compañía, según el documento legal. Aunque Monsanto sabía que este sistema llevaba a la contaminación de los cuerpos de agua con el producto, lo ocultó y no construyó suficientes hornos industriales para eliminar adecuadamente los sobrantes de la sustancia tóxica.

El PCB es considerado un agente carcinógeno e igualmente ha sido señalado como causante de graves problemas de los sistemas inmunológico, reproductivo, nervioso y endocrino, entre otros efectos negativos para la salud humana. Antes de ser prohibida por la administración federal en 1979, la sustancia se utilizó ampliamente como aislante de equipo eléctrico y en la fabricación de pinturas, lubricantes y sellantes.

Los Ángeles busca que Monsanto participe en los costos de descontaminación de los cuerpos de agua y renovación de muchos sistemas de desagüe al igual que pague por daños y perjuicios, en una suma no especificada que podría representar miles de millones de dólares.

Bayer respondió en un comunicado que la demanda “es insustancial” y que se defenderá sólidamente de la demanda.