Mientras los castores amenazan el bosque nativo de Tierra del Fuego, un estudio de la universidad inglesa Exeter asegura que los diques de troncos de madera fabricados por esta especie sobre el cauce de los ríos no sólo les sirven de hogar, sino que también ayudan a filtrar los contaminantes procedentes de la tierra y a retener la erosión del suelo.

El equipo de investigación utilizó durante siete años castores eurasiáticos en cautiverio para demostrar el impacto en la reducción de toneladas de tierra de campos agrícolas cercanos a los ríos.

Descubrieron así que “una sola familia de esos roedores era capaz de eliminar del agua altos niveles de sedimentos, nitrógeno y fósforo en su recinto de 2,5 hectáreas”.

Los animales construyeron 13 presas, lo que redujo la velocidad del flujo del agua y creó una serie de profundos estanques donde antes había un pequeño arroyo. Al medir la cantidad de sedimentos suspendidos y los contaminantes que fluían en el agua y compararla con la que emanaba de la zona donde habitaban los castores, los investigadores mostraron que las presas habían atrapado más de 100 toneladas de sedimentos.

“El 70% de esa cantidad era suelo que se había erosionado desde los campos intensivos de pastizales río arriba”, detallaron. Investigaciones posteriores revelaron que ese sedimento contenía “altas concentraciones de carbono (15,90 toneladas), nitrógeno y fósforo (0,91 toneladas)”, nutrientes que amenazan la vida silvestre en ríos y arroyos y que “deben ser eliminados del suministro de agua humana para cumplir con los estándares de calidad en la potabilización”, explicaron.

“Es motivo de gran preocupación observar tasas tan altas de pérdida de suelo de tierras agrícolas, que superan con creces las tasas de formación de suelos”, explicó Richard Brazier, líder del trabajo. “Sin embargo, las presas de castores pueden contribuir en gran medida a mitigar esa pérdida y atrapar contaminantes. Si esas construcciones fueran más frecuentes en el paisaje, sin duda veríamos que aportan múltiples beneficios al ecosistema”, aseguró.