Productores de leche de las provincias donde se encuentran las principales cuencas lácteas, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, se mostraron hoy satisfechos con el subsidio de 30 centavos por litro de leche a pequeños y medianos tamberos, y consideraron que el desafío para el sector es unificar la representación gremial y lograr que se constituya un mercado de arbitraje para transparentar el mercado y fijar un precio de referencia.   

El gerente de la Cámara de Productores de Leche del Oeste de Buenos Aires (Caprolecoba), Daniel Villulla, afirmó que el subsidio “es un número importante, es un auxilio significativo”. Del mismo modo, el presidente de Productores de Leche Asociados del Sur de Santa Fe y Córdoba, Eduardo Maritano, sostuvo que “está muy bien” la decisión del Gobierno.

Así opinaron sobre el Régimen de Recomposición del Pequeño Productor Lechero, que estará vigente durante marzo, abril y mayo por ser los meses de menores ingresos por cuestiones estacionales, y contempla un subsidio para los productores que entregan a la industria hasta 2.900 litros diarios.

En esta condición se encontrarían alrededor de 9.000 tamberos, equivalentes al 80 por ciento del sector. “Ya distribuimos la información entre nuestros asociados. E incluso lo hicimos llegar a los medios de comunicación locales para que le den difusión”, indicó Villulla a Télam, al tiempo que remarcó que “30 centavos por litro para un pequeño productor es un número importante, es un auxilio significativo”.

En tanto, Maritano indicó a esta agencia que “puntualmente el aporte que el Gobierno hace para atender la coyuntura está muy bien, y es bienvenido”. De todos modos, el dirigente de Caprolecoba indicó que “la cuestión de fondo para los tamberos pasa por alcanzar una institucionalidad del mercado lácteo, pero también por lograr una unidad en la organización y representación de los productores, hoy fragmentada”.

“Parte de lo que nos sucede tiene que ver con herramientas que nos faltan para poder participar de un diálogo en la cadena lechera y con los sectores del Estado nacional y provincial”; indicó Villulla.

Remarcó que Caprolecoba aspira “a la sustentabilidad de los pequeños y medianos productores”, y subrayó que “sólo se va a lograr en el mediano y largo plazo si son competitivos y capaces de proveer un producto que satisfaga las condiciones del mercado, y por el que se pague una retribución que les permita la reinversión en el establecimiento y el sostenimiento de sus familias”. Para ello, estimó que “los productores tienen que estar mejor organizados”, y señaló que “es preciso lograr la institucionalización del mercado”. “Nosotros tratamos de cuidar el interés de los tamberos, pero pensamos en el bien común. El país no tiene que resolverle el tema a los tamberos y el resto que se vaya al diablo. Estamos contenidos afortunadamente en algo más grande”, concluyó el dirigente lechero. Por su parte, el representante de los tamberos cordobeses y santafesinos consideró que más allá de la medida que atiende a la coyuntura actual, “es preciso trabajar en lo estructural de la producción de leche”. En ese sentido, sostuvo que “es importante que toda la cadena tenga información para tomar las medidas pertinentes”, y estimó que “es preciso generar acciones que lleven a la institucionalización del mercado lácteo”. Al respecto, afirmó que ese mercado “hoy funciona sobre contratos orales, imposibles de arbitrar, donde no se mide el cumplimiento de los mismos”. Por eso, consideró que “se requieren más salvaguardas en la transacción”, y remarcó que para ello es necesario crear “un mercado de arbitraje, para que haya un precio de referencia que hoy no existe”. “Al igual que sucede con los mercados granarios y de la carne, hay que tener un bien transable definido, en este caso la leche, un precio cierto, el consentimiento de las partes en la transacción, y un arbitraje, que constate el cumplimiento de las reglas”, subrayó Maritano. A su criterio, “hoy el productor es entregador, no vendedor”, y reconoció que “la culpa la tiene el tambero que también se somete a esta situación”. “Algo de responsabilidad hay en los productores. Y las autoridades deberían salir en salvaguarda de esta situación”, concluyó el dirigente.