Fotos Eduardo Fisicaro

Es enero y es el Cosquín de 2013. Rasguea la guitarra Alfredo “Alito” Toledo, golpea el legüero Guillermo “Fatiga” Reynoso, hace la segunda Martín y canta su padre, Onofre Paz. Están Los Manseros Santiagueños en el escenario mayor del folklore, ese es el caso. La gente baila en los pasillos de la plaza Próspero Molina; el que no, celebra con las palmas. En la mitad del espectáculo, Onofre lanza un recitado en medio de “Añoranzas”, el himno santiagueño de Julio Argentino Jerez. Pero su voz , que sabe de tormentas, se quiebra; las palabras le caen en cuentagotas. Paz está en el escenario, pero se fue. Se fue otra vez a pelar cañas de azúcar, a domar potros chúcaros, a trabajar con el pico y la pala. Se fue a caminar por el patio de tierra, a oír el canto del coyuyo y a cantar su primera chacharera. Por eso, la boca se le endurece, los ojos se le vuelven un manantial de lágrimas y Onofre Paz llora y canta, recita con el poco aire que le queda: “…ella nació como yo, en los pagos del mistol, donde quema mucho el sol… Chacarera, chacarera, sos arroyo de torcaza, bramido de tigre y puma, sos más criolla que ninguna y aquí en Cosquín te quiero cantar.” Cuando termina, bañado en lágrimas, la gente estalla: se para, grita, le aplaude el sentimiento, la emoción en el canto, porque Onofre sigue cantando como el primer día.

Siempre Mansero

Al dúo vocal que formó en 1959 junto con Leocadio del Carmen Torres (hoy, con otro grupo que también se llama Manseros Santiagueños), se sumaron más tarde Carlos Carabajal y Carlos Leguizamón para formar un cuarteto. Y esa es la formación que el grupo tiene al día de hoy, aunque en los espectáculos suelen sumarse un bandoneonista y un violinista.

Onofre es Mansero, pero fue mansero: cuidaba las haciendas. Y por eso le puso ese nombre al grupo. “Tocar en el Luna Park es una deuda pendiente. Hace 30 años, Los Manseros tocaron allí, pero no solos. Además, en los últimos años, el grupo tomó otro vuelo: los festivales nos volvieron a convocar, los jóvenes se enganchan con Los Manseros”, dice Martín Paz, hijo de Onofre y segunda voz y guitarra del grupo del que León Gieco dijera: “Son los Rolling Stone del folklore”.

Lo que intenta explicar Martín es esto: Los Manseros Santiagueños se volvieron una leyenda, por eso, su último disco se llama “La leyenda viva”. “Porque todos nos decían que éramos una leyenda que seguía cantando”, le dice Onofre Paz a El Federal.
-Voy a escribir en la nota que usted, y ningún otro, es la voz de Santiago del Estero, ¿qué piensa de eso?
-Onofre Paz: Que es verdad. No hay otro. Ahora imitan a Jacinto Piedra, pero es más lindo cuando uno tiene personalidad en la voz. A cantar no se aprende, se nace. Yo nunca fui a un profesor.

Para Martín Paz, su hijo, el espectáculo “va a ser muy emotivo: los muchachos están grandes, sensibles y nostálgicos. La gente nos da mucho afecto a Los Manseros. Por eso será una noche de pañuelos en el bolsillo”. Eso quedará registrado en un DVD.

Los Manseros esperan el 14 de diciembre para dejar grabada sus voces en el Luna Park que será como grabar, para siempre, el nombre de Santiago del Estero.

Más información
Los Manseros Santiagueños
14 de diciembre a las 21.30, estadio Luna Park.
Invitados: Raly Barrionuevo, Jairo, Ballet Salta, Cuti y Roberto Carabajal.
Entradas desde 120 pesos en la boletería del estadio, en Corrientes y Bouchard.
Lunes a viernes de 10 a 19, sábados de 12 a 19.
Por Internet en: www.ticketportal.com.ar