A partir de la aprobación por parte del Directorio de la APN del Programa de Gestión de Turismo Accesible en las Áreas Protegidas Nacionales, se irán eliminando los obstáculos que imposibilitan que los Parques Nacionales puedan ser disfrutados por los visitantes, más allá de sus capacidades particulares para desplazarse el entorno natural.

En el marco de este programa, recientemente se adquirieron 24 sillas de ruedas adaptadas para senderismo en zonas agrestes; para que sean utilizadas en aquellos recorridos donde las características naturales y la topografía imposibilitan que se pueda transitar con una silla de ruedas de uso urbano. De esta manera, las personas que requieran de ese tipo de movilidad contarán con una herramienta que les permitirá disfrutar de la experiencia de transitar la naturaleza.

La iniciativa implicó una inversión de $7.200.000 por parte de la APN, y los insumos se distribuirán en los parques nacionales Tierra del Fuego; Los Glaciares (Santa Cruz); Los Alerces y Lago Puelo (Chubut); Nahuel Huapi (Rio Negro y Neuquén); Lanín (Neuquén); El Palmar y Pre Delta (Entre Ríos); Talampaya (La Rioja) y Ciervo de los Pantanos (Buenos Aires) Iguazú (Misiones), y Sierra de las Quijadas (San Luis).

De esta forma, se busca encuadrar dentro del paradigma del “diseño universal” a todos los aspectos que vinculan a los visitantes con las áreas de uso público de los Parques Nacionales, como son las prestaciones turísticas; la implementación de infraestructura accesible y la comunicación y el diseño, entre otros.