“Para nosotros la investigación no es un elemento adicional, es un punto clave en nuestra estructura institucional: nosotros somos una agencia de conservación. La APN desarrolla ciencia y tecnología, y articula con miembros del Cicyt a través de convenios marco”, expresó Daniel Somma, presidente de la APN.

El Cicyt está conformado por presidentes de los diferentes organismos nacionales de Ciencia y Tecnología y por un representante de las universidades por cada una de las siete regiones en las que el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) estructura su actuación, y otro por el Consejo de Rectores de Universidades Privadas.

Se trata del principal organismo de coordinación del sistema con el que cuenta el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación a través de la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica, en el que se adoptan las decisiones plural y democráticamente por medio de un proceso de reflexión y consenso.

El presidente de la APN agregó: “Con el ingreso al Cicyt Parques pasa a formar parte del ‘club selecto’ de las instituciones de Ciencia y Tecnología como INTA, Instituto Antártico, las Universidades, Conicet. En una concepción moderna de las áreas protegidas no puede estar ausente la Ciencia y la Tecnología. Sin embargo, durante la anterior gestión de Parques representaba un aspecto totalmente irrelevante”.

“Se desestimulaba la interacción con los investigadores o la propia investigación, centrando el foco en la línea de control y vigilancia. Pero sin Ciencia y Tecnología no es posible interpretar la dinámica cambiante y los procesos en los ecosistemas: es caminar a ciegas sin ciencia en los Parques, completó.

Somma dijo que la APN sostiene un plan en cada una de las áreas protegidas nacionales, “que resumimos en una fórmula de simple comprensión: C+D+I+V: Conservación + Desarrollo Local + Investigación + Vinculación Estratégica. Hacia allí vamos, construyendo un camino común”.