Se trata de los pingüinos de Magallanes, la especie que anida en esa reserva a 100 kilómetros de Rawson con una población que, en su plenitud, llega al millón de ejemplares.

Si bien los pingüinos ya comenzaron a llegar a las costas de Chubut, “lo hacen por mangas”, indicó Néstor García, ministro de turismo y áreas protegidas de Chubut, y explicó que la población que ya llegó no se nota mucho por lo extenso del Área Natural Protegida que está preparada para sostener hasta un millón de ejemplares cuando la colonia está a pleno tras los nacimientos.

A lo largo de la costa patagónica hay unas 63 colonias de pingüinos de Magallanes, pero Punta Tombo es la mayor y le sigue Cabo Dos Bahías (jurisdicción de Camarones) que también quedará habilitada al público este viernes. Los ejemplares generalmente retornan al mismo lugar de nidificación.

La zona costera está repleta de cuevas, muy poco profundas, donde los pingüinos todos los años ponen sus huevos. Lo llamativo de ellos es que no se molestan por la presencia humana, y se acercan a los visitantes.

Actualmente se están terminando las obras de mantenimiento, adecuación y optimización de las sendas, considerando la protección de la nidificación de los pingüinos y la accesibilidad para los visitantes.