Los productores de vinaza sucro-alcoholera fueron convocados por el gobierno nacional a presentar proyectos de gestión integral y sustentable de la actividad que aplique nuevas tecnologías para alcanzar los actuales requerimientos ambientales.

A través de un comunicado, el ministerio de Ambiente sostuvo que el sector se encuentra realizando inversiones que superan los 60 millones de dólares para transformar la vinaza en combustible o en un fertilizante rico en potasio, útil para el sector agrícola.

Por otro lado, el bioetanol de caña de azúcar que se destine a la mezcla obligatoria con las naftas de uso automotor, según lo dispuesto por la ley 26.093, solo podrá ser producido por aquellos que presenten un proyecto.

El secretario de Política Ambiental en Recursos Naturales, Diego Moreno, afirmó que esta iniciativa “aporta una solución viable para solucionar una problemática de larga data y así reducir los riesgos de contaminación por vinaza en cuencas importantes del norte argentino”.

Según el funcionario, la disposición apunta a convertir “un pasivo ambiental en un recurso que agregue valor a la producción de caña y de bioetanol de caña”.

La Mesa Nacional para la Gestión Sustentable de la Vinaza Suco-Alcoholera, integrada por los ministerios de Energía, Agro-industria, Producción, Ciencia, Unidad Plan Belgrano, Inta, Inti y los gobiernos de Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy actuará como órgano asesor en el análisis de los proyectos que se presenten.