Luego de la sanción de la Ley que prohíbe las carreras de galgos en todo el país, la raza comenzó a ser tenida en cuanta por las personas que quieren adoptar perros. “Fue exactamente con la polémica del año pasado que subieron las adopciones”, comentó a la prensa Inés Sánchez, titular de ONG Proyecto Galgo, quienes fueron los impulsores de la Ley que finalmente les cambió la vida a los galgos en todo el país.

Proyecto Galgo es la ONG pionera en el cuidado de los galgos y en la recuperación de ejemplares que les entregan o que rescataban abandonados en malas condiciones. “En los primeros años cada vez que entregábamos un perro abríamos un champagne, pero el año pasado aumentaron muchísimo”, afirma Sánchez. Debido a la difusión que tuvo el tratamiento de la Ley en el Congreso, a los dos campos que tenían tuvieron que sumar cuatro refugios más en el interior.

El promedio anual de adopciones era de 100 galgos, pero a partir de la promulgación de la Ley, subió a 150. “Con toda la polémica que se armó, la gente está mucho más informada y ahora sabe que son perros normales, que no son máquinas de correr y empezó a adoptarlos”, aclara Alejandra Peralta, miembro de Adopta un Galgo, otra institución que se encargan de ubicar a los galgos abandonados. En los últimos siete años entregaron 1000 galgos en adopción.

Son perros maravillosos, después de todo lo que le han hecho, vuelven a confiar en un ser humano. La primera semana siempre es difícil pero aprenden al toque y después son muy dóciles, no ladran, no largan pelo y hasta llegan a dormir doce horas! Tienen todo lo positivo de un perro y todo lo positivo de un gato“, cuenta su experiencia el psicólogo Martín Dickinson, un vecino de Recoleta, quien adoptó a tres galgos.

Tanto Proyecto Galgo como Adoptá un Galgo trabajan rescatando perros que están situación de abandono, enfermos o víctimas de maltrato, una vez curados y saludables, se dan en adopción.

Dónde adoptar un galgo?
Proyecto Galgo
Adoptá un Galgo