La Maca (Lepidium meyenii) es una planta herbácea utilizada como alimento y como remedio natural desde los tiempos de los Incas. Nativa de Perú, crece en zonas agrestes por encima de los 3.500 metros de altura, en la cordillera de los Andes.

Esta planta se extendió por todo el mundo como una planta medicinal, y se utiliza en Perú para tratar la anemia, la tuberculosis, los desordenes menstruales, los síntomas de la menopausia, aumentar la fertilidad, tratar la disfunción eréctil, como afrodisíaco, y para mejorar la memoria.

En los últimos tiempos, las múltiples propiedades de esta sorprendente raíz andina se fueron dando a conocer en nuestro país y en todo el mundo, ya que es una planta energetizante y un poderoso regulador endocrino especialmente recomendado para mujeres con distintos trastornos hormonales y para deportistas que buscan mejorar su rendimiento.

Se consigue en comprimidos o en polvo, que conviene más para controlar mejor la dosis que tomamos, ya que se recomienda empezar pon poquita cantidad e ir aumentando, debido a que es muy energetizante. Es importante mencionar que la maca debe consumirse siempre por la mañana (se suele tomar diluída en jugo) y que hay que tener cuidado en casos de hipertensión. 

La Maca contiene proteínas, aminoácidos esenciales, carbohidratos, fibras, vitaminas (B1, B2, B6), minerales como el hierro, calcio, fósforo, potasio, sodio, zinc. El alto contenido de hierro de esta planta se debe a su propia naturaleza: las grandes alturas, en las que el hierro transporta el oxígeno en el cuerpo (en las montañas andinas hay menos oxígeno por la presión).

Sus propiedades para la salud son:

– Contribuye a la recuperación del gasto energético y reduce el cansancio
– Aumenta la vitalidad
– Aumenta la líbido en hombres y mujeres
– Es un regulador hormonal a todos los niveles (pituitaria e hipotálamo)
– Mejora algunos casos de infertilidad en hombres y mujeres
– Alivia problemas de los ciclos menstruales de la mujer (dismenorrea o dolores menstruales, molestias durante la regla, molestias durante la menopausia, etc.)
– Debido a sus propiedades antioxidantes retrasa el envejecimiento, efectos que podemos notar especialmente en el cutis
– Fortalece el cabello
– Fortalece el crecimiento óseo
– Alivia la fatiga crónica y la fibromialgia, ya que aumenta la adrenalina natural
– Es un poderoso suplemento antiestrés
– Alivia dolores óseos y musculares como pueden ser el reuma, la artritis o la artrosis
– Aumenta la circulación cerebral, por lo que mejora la memoria y la concentración

Aunque algunos de sus beneficios se pueden notar rápidamente, los efectos más profundos se notan al tomarla como mínimo durante tres meses. Hay que tener en cuenta que tiene efectos prolongados incluso después de dejar de tomarla.