Millones de hectáreas de nuestro país podrían quedar en manos extranjeras por la modificación mediante el Decreto Nº 820/16 que firmó el Presidente Mauricio Macri para modificar la Ley 26.737 conocida como Ley de Protecciòn al Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o tenencia de Tierras Rurales. Según afirmó Pedro Peretti, dirigente de la agrupación agraria El Grito de Alcorta, “màs de 20 millones de hectáreas podrían quedar en manos extranjeras”

A pocos días de celebrar el Bicentenario, hecho trascendental que pretende homenajear los valores indepentistas y libertarios de aquellos 33 congresales que soñaron nuestra Nación, con esta modificación a la Ley de Tierras que hizo el Poder Ejecutivo, nuestro país podría perder el bien natural más preciado que puede tener una patria, su suelo.

Pedro Peretti, dirigente de la agrupación El Grito de Alcorta afirmó con esta modifiaciòn que Macri hizo a la Ley “habilita la venta de 20 millones de hectáreas justo cuando sale la ley de blanqueo de capitales” Lo que Peretti insinúa es que nuestra  tierra podría quedar en manos de fondos de inversión o personas que han obtenido dinero de manera ilegal. No sòlo perderíamos soberanía sino que sería con fondos provenientes de orígenes desconocidos.

“El Decreto 820/16 permite que se vendan 20 millones de hectáreas, estoy seguro que plata mal habida se usará para comprar tierras argentinas”, expresó con preocupación el dirigente agrario.

La Ley 26.737 se creò en el 2011 y tenia como fin limitar la compra de tierras de manos extranjeras. La modificación que impuso Macri eleva del 25 al 51% el limite del capital social de aquellos ciudadanos que no sean argentinos que deseen comprar tierras. Peretti en diálogo con la prensa expuso el panorama territorial en nuestro país: “De los 230 millones de hectáreas que componen el conjunto de la soberanía territorial argentina, 3 millones están en manos de norteamericanos, 2.600.000 de italianos y 2.100.00 de españoles. 8 millones de hectáreas están ya en manos extranjeras” Con la modificación macrista, esta cifra podría aumentar significativamente.

Peretti dijo que “espero ver al ex presidente de la Federaciòn Agraria Eduardo Buzzi, y a Alfredo D Angelis, y a todos los que criticaron al gobierno anterior, peleando por la soberanía nacional contra los capitales extranjeros” Siguiendo con su planteo, consideró que “debemos volver a reconsiderar nuestras políticas hacia el sector agropecuario, que deben necesariamente incluir a la pequeña y mediana burguesía rural, debemos volver a pensar en celeste y blanco”

En tanto el director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec), Federico Bernal, fijó su opinión: “Lejos de beneficiar a los pequeños y medianos productores, las tan mentadas economías regionales, el Presidente Macri contnùa con las dádivas al capital transnacional, ahora en su faceta agraria”

“El estado no se achica, no desaparece, sólo se corre de lugar: de los sectores populares  a los grupos de poder”, redondeó Bernal. La realidad del país preocupa, empresas mineras que se adueñan de voluntades políticas, la llegada de capitales chinos para construir represas y centrales nucleares, las reservas de hidrocarburos que se ofrecen con increíbles beneficios, hablan claramente de una política que pretende ofertar nuestros recursos naturales dejándonos huérfanos de soberanía energética, productiva y territorial.