Las riñas de gallo, además de un hecho de maltrato animal, son un negocio. Dos gallos son obligados a pelear hasta que el dueño de cada animal dictamine el final. Muchas veces la muerte de uno de estos es el fin de la pelea.

Por indicación de la Justicia, los 21 gallos encontrados en Flores fueron trasladados a la Fundación Naturaleza Viva, en la localidad bonaerense de Florencio Varela, donde fueron puestos a resguardo.

Integrantes de la Unidad de Prevención Barrial Fátima, que realizaban una patrulla por el barrio, fueron alertados por ruidos molestos provenientes de un domicilio de la zona y al arribar al lugar detectaron que el dueño de la casa, un ciudadano mayor de nacionalidad argentina, portaba dos cajones de madera.

En los cajones, los funcionarios de Seguridad encontraron dos gallos de riña, por lo que decidieron registrar el inmueble donde, en la planta alta, encontraron un total de 19 gallos en cautiverio, en infracción a la Ley N° 14.346 “Maltrato y Actos de Crueldad Animal”.