Uno cree que esto nunca va a pasar. Estima que aquello que siempre estuvo en la naturaleza siempre estará. Que los ríos que van y vienen, las montañas que portan, las olas de los mares, los ríos y las lagunas nos sobrevivirán. Pero cuando los investigadores le echaron un ojo a una imagen satelital comprobaron lo que antes venían previendo: la laguna de Mar Chiquita desciende en su caudal y tiene un destino oscuro.

En los últimos años, desde 2003 hasta nuestros días, pierde 40 centímetros por año. Y es un proceso que no tiene freno. Las consecuencias son varias: las sequías y el abuso del agua del río Dulce (que nace en las sierras de Aconquija, en Tucumán), uno de los tres ríos, junto con el Primero y el Segundo (que bajan desde las sierras de Córdoba), que la alimentan.

Si bien tuvo su bajante histórica en 1891, cuando registró 110 mil hectáreas (según los datos de Promar, de la Universidad Nacional de Córdoba), las perspectivas nunca fueron tan dramáticas como ahora: en 2003 tenía una masa de agua de 600 mil hectáreas, pero pierde a razón de 40 centímetros por año. Eso complicó la biodiversidad que ostentaba hace no mucho tiempo -1988- y que animaba a los pescadores a traerse un pejerrey.

La laguna Mar Chiquita está ubicada en el noreste de la provincia de Córdoba, es el mayor lago de Argentina y el quinto lago salino del mundo. La explicacón de porqué es salada está dada por sus cualidades: al ser una cuenca cerrada -sin salida al mar- el agua se evapora en la atmósfera. Como ese agua evaporada no contiene minerales, las sales aportadas por esos tres ríos se van acumulando a través de miles de años.

Se originó hace unos treinta mil años por el levantamiento de una falla geológica de dirección Norte-Sur (Falla Tostado-Selva-Melincué) que levantó las costas Este y Sur, generando un gran dique natural que impidió el drenaje de los ríos afluentes hacia el río Paraná, con quien se comunicaban originalmente.

Los números de Mar Chiquita:

* En 1891 tenía 110 mil hectáreas, con medidas máximas de 75 kilómetros de Este a Oeste y 35 km. de Sur a Norte.

* En 1970, por las lluvias, se elevó el nivel en casi 10 metros, inundando parte de la población de Miramar.

* En 2003 las imágenes satelitales indicaban una superficie de 700.000 hectáreas, con medidas máximas aproximadas de 110 km de Este a Oeste y 95 km de Sur a Norte.

* En 2013 la superficie es de alrededor de 600.000 hectáreas.

“Es posible que el aumento de nivel experimentado a partir de la década de 1980 sea el resultado de los cambios climáticos globales que se están registrando por efecto de la actividad humana, y particularmente por el aumento del dioxido de carbono en la atmósfera. Contribuye a esta idea el hecho de que fenómenos similares se han registrado en otros cuerpos de  agua de la región. No obstante, nadie puede asegurar que en el futuro puedan registrarse nuevas variaciones de nivel”, concluye el informe del PROMAR, Centro de Zoología Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba.