Construida en tiempo record, se presentó en Mar Chiquita (Buenos Aires) la primera escuela autosustentable de la Argentina, siguiendo el diseño y la coordinación del arquitecto Michael Reynolds, especialista mundial en construcciones naturales. Para hacer el edificio -de más de 300 metros cuadrados- se usaron 25 toneladas de material reciclado como cubiertas de auto, latas, botellas de plástico y cartón.

La escuela se construyó en apenas 45 días con voluntarios que llegaron de todo el mundo. Se autoabastece de agua, energía y calefacción, produce sus alimentos y maximiza el uso de los recursos naturales. Tiene plena soberanía energética, se recolecta el agua de la lluvia que es reutilizada y debido a los elementos empleados para su construcción, la temperatura promedio en el interior es de 18 a 25 grados. Dentro y fuera de la escuela hay huertas que mantendrán alumnos y docentes, lo que permitirá un intercambio nuevo de conocimientos.

“Se trata de una herramienta pedagógica muy poderosa”, comentaron a Clarin integrantes de la ONG uruguaya Tagma, quienes fueron los primeros en hacer en el vecino país, en Jaureguiberry, una construcción similar que fue la primera en latinoamérica. La ONG local Amartya fue la responsable de hacer las gestiones para convocar a Tagma y a Reynolds, quien es el arquitecto que se hizo conocido en todo el mundo luego del documental “Garbage Warrior” (el Guerrero de la Basura”), donde explica el proceso de creación de las “Earthship” o Nave Tierras que hizo en el desierto de Taos, en New Mexico.

“Esto es un hito histórico, es el primer edificio público que tiene este sistema constructivo, por iniciativa de la sociedad civil, la municipalidad, el gobierno de la provincia de Buenos Aires y el Ministerio de Ambiente de la Nación”, comentó a la prensa el Ministro de Ambiente de la Nación, el rabino Sergio Bergman.

Para hacer la escuela hubo financiamiento público y privado (ayudaron empresas como Unilever, DirecTV, Disney) En el predio funcionará la Escuela N° 12 y concurrirán 74 alumnos de entre 6 a 12 años. La educación que allí se de dará pondrá especial foco en las temas ecológicos y experiencias sustentables. También se harán talleres y capacitaciones de construcción natural y se acompañarán proyectos con impacto social positivo para el medio ambiente. Se estima que los niños ya podrán estar cursado en el edificio en treinta días.