La imagén de la familia tipo con su sombrilla, helatodo y los niños corriendo, ansiosos por llegar al mar podría dejar de ser gratuita este verano en Mar del Plata, así lo asegura un estudio que dio a conocer la ONG “En defensa de las playas públicas” donde da cuenta que que las playas públicas están desapareciendo de La Feliz.

Con imágenes satelitales en mano, miembros de la ONG advierten: “Considerando la situación alarmante que presentan las playas de Mar del Plata, decidimos utilizar imágenes satelitales para poder determinar la cantidad de espacio que es ocupado por los balnearios privados, y así dejar en claro el porcentaje real de superficie de playa que queda para el uso público”, señala el comunicado que se distribuyó a la prensa.

El panorama es procupante, más si se tiene en cuenta que gran parte de los turistas que visitan la ciudad son de clase media, quienes ya deben absorver aumentos en pasajes de larga distancia, hotelería y esparcimiento, todos rubros que han tenido importantes aumentos. Si ahora se le suma que se deberá pagar para acceder a la playa, la realidad se volverá muy dura para la próxima temporada.

“Una vez terminadas las mediciones pudimos comprobar que la superficie privada prevalece ampliamente en casi todas las playas del centro y norte de la ciudad, excepto en Varese, donde aún no se han realizado nuevas concesiones”.

“La situación más alarmante se da en casi todos los balnearios especialmente en La Perla; playa Bristol, Las Toscas y en todo el sector de Playa Grande, donde en todos los casos la superficie privatizada supera el 80%, en condiciones de mareas bajas, lo cual se incrementa a más del 90% en casos de mareas altas o sudestadas; contradiciendo los dichos de los funcionarios del área que sostienen que en la mayoría de las playas el sector privado ocupa el 60% del espacio total, y dejando en evidencia la falta de conocimientos y de control sobre los mismos”, detalla la ONG.

“Una vez terminada la mediciones pudimos comprobar que la superficie privada prevalece ampliamente en casi todas las playas del centro y norte de la ciudad, excepto en Varese, donde aún no se han realizado nuevas concesiones”.

“La situación más alarmante se da en casi todos los balnearios especialmente en La Perla; playa Bristol, Las Toscas y en todo el sector de Playa Grande, donde en todos los casos la superficie privatizada supera el 80%, en condiciones de mareas bajas, lo cual se incrementa a más del 90% en casos de mareas altas o sudestadas; contradiciendo los dichos de los funcionarios del área que sostienen que en la mayoría de las playas el sector privado ocupa el 60% del espacio total, y dejando en evidencia la falta de conocimientos y de control sobre los mismos”

La que pasó fue la peor temporada en muchos años, el argentino promedio no pudo vacacionar, y si lo hizo, fueron muy pocos días y haciendo malabares con el magro presupuesto que tenía. Hasta ahora, no hay buenas perspectivas para este verano, pero de las autoridades municipales depende, si privilegian un negocio o si gobiernan para la gente.