Los ejemplares, que fueron liberados en la playa de Aquarium, en la zona sur de Mar del Plata, habían sido hallados en muy mal estado, con afecciones tales como desnutrición -relacionada con la escasa disponibilidad de alimento producto de la sobrepesca- y parasitosis severas.

Según informaron los especialistas esta especie de pingüino “esta presente año tras año en la costa marplatense durante sus migraciones y muchos de ellos suelen presentar problemas relacionados con la ingestión de basura, la desnutrición y el empetrolamiento”.

El ingreso de los animales al CRFM se produjo entre finales de febrero y marzo pasado, siendo el tiempo promedio de permanencia de los ejemplares en rehabilitación de aproximadamente 40 días, detallaron en redes sociales desde Aquarium Mar del Plata.