Restos fósiles de un águila, un cóndor y un ave predadora de entre 3 y 3,5 millones de años de antigüedad fueron hallados en la costa marplatense. Se trata de un descubrimiento de suma importancia, ya que no existían registros de la existencia de este tipo de aves allí en esa época.

Matías Taglioretti es uno de los tres paleontólogos que realizaron el hallazgo, quien destacó a Télam que la importancia radica en “la convivencia de tres especies de aves carnívoras en un momento del tiempo que se conoce en todo Sudamérica como Edad Chapadmalalense“.

Indicó que la costa marplatense “es rica en yacimientos de fósiles del cenozoico, superior en calidad y cantidad a los que hay en otras zonas, por lo que ya el año pasado se presentó un proyecto en la legislatura bonaerense para declarar a Mar del Plata como yacimiento paleontológico excepcional.”

Taglioretti explicó que “se encontraron los restos de tres especies de aves prehistóricas, el ala de un Cóndor que tendría dimensiones semejantes a la de los cóndores actuales. Lo más llamativo es su ubicación tan al este, alejado de la cordillera de los Andes”. En este sentido explicó que “por aquel entonces las sierras de Tandilia tenían una mayor expresión y rodeando las misma existía una gran meseta, lo que brindaba un contexto ideal para el desarrollo de estas grandes aves voladoras”.

Además se encontraron “restos de un ave corredora, llamada también ave del terror” que cazaba a sus presas por medio de un pico largo, alto y con la punta en forma de gancho, llegaban a medir 1.8 metros de altura.

Taglioretti destacó que la tercer ave encontrada fue una pata de un águila prehistórica, de mayor tamaño que las águilas coronadas que vive en la actualidad” y añadió que “es muy probable que esta sea un ave nueva para la ciencia“.

Indicó que “los fósiles hallados provienen de la formación geológica Chapadmalal con una edad entre 5.5 a 3 millones de años. Por aquel entonces el paisaje de Mar del Plata era muy diferente, la fisonomía era similar al del Palmar de Entre Ríos”. Precisó que había “suaves lomadas con muchas madrigueras de roedores y armadillos, donde las sierras de Tandilia se verían más imponentes que en la actualidad. En este contexto vivió una de las faunas más atrapantes de la prehistoria sudamericana”.

Para Taglioretti estos nuevos registros “nos permiten pensar en los ambientes y climas que se habrían desarrollado en la región pampeana hace más de 3 millones de años, momento del tiempo que los paleontólogos definen como las grandes llanuras sudamericanas”.

Taglioretti, junto a Fernando Scaglia, Leandro Santacrocce, Vanesa Moran y Nicolás Chiaradia, del Museo Municipal de Mar del Plata, realizaron el triple hallazgo durante recorridas de rutina a la zona de acantilados costeros del sur de la ciudad.