Uno de los pies de la escultura de cemento que representa a una mujer sentada, tomada de las piernas mientras mira al horizonte y hacia el mar, resultó dañado de manera involuntaria, por lo que rápidamente se procedió a su reparación, trabajo que estuvo a cargo de Constanza Adiecchi, directora de Restauración de Monumentos Históricos de la comuna.

La custodia estará a cargo del equipo de Control Urbano, que buscará evitar que se generen nuevos daños a la misteriosa estatua, blanco de la curiosidad de marplatenses y turistas que llegan al lugar para tomar fotos.

“Una de las tantas personas que se acercan para sacarse una foto junto a la estatua ha provocado de forma involuntaria un pequeño daño en uno de sus pies, por lo que la hemos reparado. Es increíble la cantidad de marplatenses y turistas que se acercan para tocarla o retractarse”, sostuvo Adiecchi en declaraciones radiales, y aseguró que se ha convertido en una de las atracciones de la ciudad.

El domingo pasado, cuando apareció la escultura, las autoridades municipales convocaron al artista -anónimo- para que “inicie el proceso formal” que derive en la autorización de emplazar la obra. “Nos interesa acompañar a su autor/a en el proceso para regularizar la situación, que tenga la autorización formal para emplazar esta u otras obras”, dijo entonces el secretario de Cultura, Carlos Balmaceda.