El episodio ocurrió la semana pasada. El lobo marino había quedado enmallado con una cinta plástica de embalar, uno de los tantos elementos portuarios que son indebidamente desechados en el puerto y que terminan lastimando a los lobos marinos de la reserva.

Gracias a la pericia del técnico de la Fundación Fauna Argentina se logró extraer con éxito dicho elemento. “El ejemplar se encontraba al momento del rescate muy herido y dolorido”, informaron desde dicha entidad.

Esta no es la primera vez que sucede un hecho de estas características en el puerto de la ciudad feliz. Recordemos que el mes pasado otro lobo marino de la reserva quedó atrapado por un neumático descartado que se atoró en su cuello.

La Fundación Fauna Argentina realiza durante todo el año tareas de mantenimiento de la reserva de lobos y el cuidado de los animales. Nuevamente debieron alertar sobre las consecuencias de arrojar residuos al mar, ya que se vuelven trampas mortales. Lamentablemente es recurrente que los lobos queden atrapados y se lastimen ante el descarte de desechos como sunchos, sogas y plásticos en lugares indebidos.