Tras un aviso de vecinos, el Departamento de Recursos Naturales y Guardaparques del Ente Municipal de Servicios Urbanos de General Pueyrredon (EMSUR) rescató un ejemplar de garza bruja de aproximadamente 45 centímetros de altura que se encontraba con una herida visible en una de sus alas, en la zona de playa Varese.

El animal fue estabilizado por los guardaparques y luego recibió la atención veterinaria del Dr. Gonzalo Cabrera, quien en colaboración con el ente municipal, le practicó una radiografía donde se reveló una doble fractura en una de las alas, posiblemente producida por una munición de aire comprimido.

Los especialistas observaron un orificio de ingreso de la munición y la salida de la misma, con rotura de tejidos tanto blandos como óseos. Además, se halló una lastimadura en la parte superior del pico.

Desde el EMSUR insistieron en la importancia de “concientizar a la población, ya que atentar contra los animales es atentar contra el equilibrio de nuestro ambiente, dado que ellos nos brindan servicios ecosistémicos importantes para la salud ambiental”, y recordaron que “toda la fauna silvestre de nuestro Partido está protegida por la Ordenanza Municipal 16.031”.

Luego de recibir las curaciones y el tratamiento necesario, la garza se encuentra en rehabilitación con una evolución favorable, a la espera de que pueda ser reinsertada a su medio natural.

Esta garza pertenece a la familia Ardeidae. Es un animal que habita ambientes acuáticos, se alimenta al acecho y pescando peces y anfibios y también puede capturar pichones de aves. Es de hábitos crepusculares y nocturnos, momentos en donde emiten un característico grito muy llamativo que le ha dado su nombre de bruja.