Miembros de la Fundación Interactiva para la Cultura del Agua (Fipca) se movilizaron este ultimo fin de semana en Río Negro para pedir por el libre acceso al Lago Escondido, que hoy se encuentra dentro de la estancia del magnate inglés Joe Lewis. El Superior tribunal de Justicia de esta provincia en 2009 ordenó que por lo menos exista un camino público habilitado para llegar al lago, hecho que jamás sucedió.

El titular de la Fundación, el ex marino Julio César Urien, destacó que a la marcha llegaron “científicos, deportistas, artistas, dirigentes sindicales y sacerdotes”, quienes se movilizaron a pie desde el camino público de Tacuifí que une la ruta 40 con la costa del Lago, que “está virtualmente secuestrado por Lewis”.

El conflicto por el acceso al lago data de por lo menos veinte años cuando Lewis, de forma fraudulenta, compró 10.000 hectáreas en la zona del bosque cordillerano, quedando el lago Escondido y el río homónimo dentro de su propiedad. “Nos preocupa esta etapa de privatización de los espacios públicos que estamos viviendo, como en los ’90”, dijo la senadora nacional Magdalena Odarda, principal impulsora de los reclamos sobre lago Escondido, en apoyo a la convocatoria de la Fipca.

Para intentar acercar posiciones y evitar conflicto mayores entre las partes, la Jueza de El Bolsón, Erika Fontalena convocó a una audiencia entre miembros dela Fundación y representantes de Hidden Park, la empresa que usó Lewis para comprar su estancia, que se hallan en tierras protegidas por la Ley.