“El Emperador de las Pampas”, así llamaron los paleontólogos a los restos de la especie que hallaron en una cantera de un ave semejante a un cóndor. El descubrimiento se produjo en Marcos Paz (Buenos Aires) por investigadores del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del CONICET.  “Este hallazgo es único no solo para la provincia de Buenos Aires sino para toda Argentina, porque es la primera vez que se encuentra un ejemplar tan bien preservado de un cóndor extinto y del que, hasta ahora, se desconocía su existencia”, comentó el paleontólogo Federico Agnolin de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM)

Según los especialistas esta clase de cóndor, que nunca antes se había hallado, recibió el nombre de Pampagyps imperator y podía medir hasta dos metros y medio con las alas extendidas, tenía garras muy fuertes que les permitían cazar presas. “Su nombre significa algo así como buitre emperador de las Pampas”, detalló Agnolin. Según los estudios que le han hecho a los restos hallados, se pudo determinar que este cóndor tenía una capacidad muy particular de abrir y cerrar sus garras.

“Un hueso del miembro posterior nos muestra que las inserciones de los músculos eran mucho mayores a la de los cóndores actuales, por lo que posiblemente podría cazar presas”, explicó Agnolin. Esta particularidad los diferenciaría de los cóndores actuales, que sólo se alimentan de animales muertos. El “Emperador de las Pampas”, seguramente habría cazado para alimentarse.

El sitio del hallazgo se ubica en una cantera en el Partido de Marcos Paz, en el límite con La Matanza, a unos 150 metros de la Ruta Nacional 3. Los restos tendrían 30.000 años. “Hace 10.000 años, se produjeron grandes cambios climáticos que provocaron que la fauna estuviera en retracción, con pocas especies. Cuando llegó el hombre, comenzó a cazar esas enormes bestias, y ese fue el puntapié inicial para hacerlas desaparecer”, explicó el investigador.

Para el paleontólogo Federico Brissón Egli, otro de los responsables del estudio que determinó la especie y data de los restos hallados, entendió que “lo más importante de este yacimiento de Marcos Paz es que, además de encontrar fósiles de animales de gran tamaño, también se encuentran restos de animales pequeños, de microvertebrados, de aves, de lagartos, de peces, que es mucho más difícil que se preserven a través del tiempo”.