En Mar del Plata se hizo un experimento que seguramente tendrá una legión de seguidores que querrán probar el primer whisky hecho con maltas escocesas que tiene un segundo añejamiento en barricas por las cuales pasó vino malbec mendocino. El whisky se llama “La Órden del Libertador” y se hicieron sólo 3700 botellas.

La idea surgió de Ezequiel Dominguez, un abogado marplatense que vive en Bélgica y de su novia Niovi Angelidi, griega. Durante dos años estuvieron dándole vueltas al proyecto de hacer un whisky con notas aromáticas de malbec. “La Orden del Libertador” se produjo luego de intensos viajes que la pareja desarrolló en las principales destilerías de Escocia. Querían hacer un producto argentino que pudiera ser original y venderse en todo el mundo.

El whisky en cuestión es único en el mundo. A fondo de boca, sorprende por el descriptor aromático que caracteriza al malbec, la uva insignia de nuestra vitivinicultura. El whisky ya se comercializa en Argentina y también en bares de Londres y Europa, y sus creadores aseguran que han recibido pedidos de Estados Unidos y de países lejanos como India.

Todos los pasos en nuestra producción se hicieron a mano, incluyendo llenado y manejo de las barricas, el tapado y etiquetado, para llegar a un producto final cuidando cada detalle. Ninguna botella es igual a la otra, cada una lleva un poco de la persona que ha trabajado en ella”, comentó a la Agencia Infogei, Ezequiel Dominguez.

El whisky se presenta en copa con destellos de rubí, en nariz es intenso y la madera se puede reconocer por el tono a vainilla. También presenta toques de humo y roble. Es frutal y en el paladar es suave.

“La Orden del Libertador es un whisky premium y único, ultra suave y elegante. Usamos una mezcla de maltas (pure malt) que fueron destiladas y añejadas tradicionalmente en Escocia. La innovación es su segundo añejamiento en barricas frescas de vino malbec de Mendoza