Marruecos puso en marcha la primer fase de una planta de energía solar concentrada capaz de abastecer a más de un millón de casas para el 2018 y reducir la emisión de carbono por un aproximado de 760.000 toneladas por año.

Ubicada cerca de la ciudad de Ouarzazate conocida por ser una zona de filmación para éxitos de películas como ‘Lawrence de Arabia’ y ‘Gladiador’, esta planta solar llamada ‘Complejo de Noor’, usa energía solar concentrada (CSP), la cual implica una instalación más costosa que los paneles fotovoltaicos comunes, pero permite el almacenamiento de energía durante la noche y en días nublados.

Espejos enfocan la luz solar y calientan un líquido que se mezcla con agua y alcanza más o menos 400 grados Celsius. El vapor producido a partir de este proceso impulsa una turbina y genera energía eléctrica. Un cilindro lleno de sal se derrite por el calor de los espejos durante el día y se mantiene lo suficientemente caliente por la noche como para proporcionar hasta tres horas de energía, según el Banco Mundial, que financió parcialmente la construcción de la planta a través de un préstamo de 97 millones de dólares del Fondo de Tecnología Limpia.

Así, Marruecos se convirtió en el país pionero en un desarrollo más ecológico y en el desarrollo de una tecnología solar de vanguardia que además ayuda a crear un ambiente más limpio, fomenta nuevas industrias y crea empleos.

Actualmente Marruecos importa combustibles fósiles para ubrir un 97% de las necesidades energéticas, por lo que esta iniciativa es en pos de logar diversificar y empezar a usar las energías renovables. En noviembre de 2016 Marruecos será la sede de la próxima conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas.