Las calles de la ciudad de Córdoba se vieron inundadadas por miles de personas que se manifestaron ayer en repudio al proyecto de ley promovido por el goberndor Juan Chiaretti que pone en riesgo los bosques nativos.

Uno de los referentes de la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo de Córdoba, Martín García, dijo a Télam que “pedimos que archiven el proyecto de ley y que se respete las normas y las pautas de participación que establece la ley nacional“.

Y agregó que “Lo que tienen que hacer es simplemente sujetarse a lo que establecen las leyes nacionales, abrir un proceso participativo a través de una unidad ejecutora que sea la que reglamente la forma de participación donde estén inmersos todos los actores sociales que tienen en competencia el tema bosques, que en realidad somos todos”.

Ante la cantidad de gente congregada, más de 15.000 personas según los organizadores, el ambientalista García destacó que “la gente está vivenciando la problemática ambiental, como la tala, la urbanización, los agronegocios. Se están muriendo de calor, de sed, hay contaminación, las fuentes de turismos se agotan porque las sierras ya no son las mismas, entonces es un problema que se siente en carne propia y eso se ve en la calle”.

La columnas de manifestantes se concentraron en la equina de Colón y Cañada, para marchar hasta la plaza San Martín, donde esta noche se realizaba un festival de música y humor, que tuvo como figura a ‘Doña Jovita’, personaje de las sierras cordobesas que interpreta el artista José Luis Serrano.

El cómico admitió que “estamos en ese envión donde nosotros también estamos metidos, porque hemos sabido aplaudir y consumir ese cuento, donde también nosotros hoy estamos acorralados y empantanados porque nos queda solo un solo 3% de bosque, es parte de todos”.

Además, acompañó mediante las redes sociales al humorista, el payaso Piñón Fijo, quien mediante su cuenta de Facebook envió su apoyo para los defensores del bosque nativo.

Los manifestantes, que llegaron desde distintos puntos de la provincia para sumarse a los capitalinos, realizaron diferentes intervenciones artísticas mostrando la problemática de los desmontes y además expresaron mediante sus pancartas en descontento con la actualidad de los campos cordobeses.